Somos Nómadas: Los Aztecas

Featured Video Play Icon
 
1 Me late
¡Gracias!

Durante casi 10 años Eduardo Bonilla ha recorrido muchos lugares, organizando cada viaje de manera independiente.
Un sueño inspirado en el prólogo de uno de sus libros mas queridos de Carl Sagan: “Fuimos Nómadas…” Así es como da inicio “Un Punto Azul Pálido”. El ultimo libro de este gran divulgador científico.
Una investigación profunda y más periodística que historiográfica sobre los antiguos mexicanos, que ha publicado en el canal de Somos Nómadas TV.

¿Quién es Christopher Landau?

 
1 Me late
¡Gracias!

Julián Nava, embajador de Estados Unidos en México entre mayo de 1980 y abril de 1981, decía que la actividad diplomática estadounidense con su vecino del sur era muy difícil y que, a menos que se conociera debidamente la historia de la relación bilateral, no podía ser exitosa. Nava tenía razón. Las relaciones entre México y Estados Unidos son complejas, con distintos grados de dificultad, pero poseen también un enorme potencial para desarrollarse de manera respetuosa, acomodando, en la medida de lo posible, los intereses de cada una de las naciones involucradas. Lo contrario también es cierto: es relativamente sencillo que los vínculos sufran un marcado deterioro. De ahí que el/la embajador (a) que representa a cada país ante el gobierno del otro, sea una figura tan importante, puesto que en él/ella recae la responsabilidad de la gestión política de la relación bilateral.
Los embajadores pueden ser funcionarios de carrera, esto es, formados de manera explícita en las artes de la diplomacia, o bien, nombramientos políticos. Ríos de tinta se han dedicado a dilucidar qué perfil profesional es mejor: hay quienes piensan que la diplomacia hay que dejarla en manos de los diplomáticos. Los hay también, por otra parte, quienes argumentan que la persuasión y la gestión política no es privativa de quienes se formaron en las academias diplomáticas.
En el caso de la relación entre México y Estados Unidos, hay una historia de embajadores -los más- y embajadoras -las menos- cuya gestión ha sido polémica, en algunas ocasiones muy lejos de lo “políticamente correcto.” También ha habido embajadores que han buscado redireccionar la relación por derroteros menos conflictivos. Estas afirmaciones no sólo aplican a las figuras que han representado a Estados Unidos ante el gobierno mexicano, sino también a connacionales que han fungido como embajadores en Washington, si bien ese es tema para otra ocasión.
En la memoria mexicana sobre el intervencionismo de EEUU figuran personajes como Henry Lane Wilson, designado embajador de la Unión Americana en México por el Presidente William Taft. Wilson presentó sus cartas credenciales a Porfirio Díaz el 5 de marzo de 1910. Ante los vientos revolucionarios y la caída de Díaz, Wilson se involucró directamente en los acontecimientos de la tristemente célebre “decena trágica” que derivó en el asesinato del presidente Francisco I. Madero, del vicepresidente José María Pino Suárez y del asesor y hermano del presidente, Gustavo A. Madero al igual que en el ascenso de Victoriano Huerta al poder. Años después (1924-1927), James R. Sheffield representó a EEUU en México, interviniendo en los asuntos internos nacionales, criticando la política exterior de apoyo al movimiento revolucionario de César Augusto Sandino en Nicaragua y deteriorando la relación con los mexicanos sensiblemente.
Con todo, el recientemente fallecido John Gavin -cuyo verdadero nombre era Juan Vicente Apablasa Jr., que tenía antecedentes sonorenses, españoles y chilenos y que murió el 9 de febrero de 2018- es el mejor ejemplo de un embajador desconocedor de las artes de la diplomacia y poco medido en sus acciones. Gavin fue designado embajador ante México por el presidente Ronald Reagan, con quien tenía una estrecha amistad, habiendo sido ambos actores de Hollywood y líderes del sindicato de actores de aquella nación. Gavin llegó a México el 5 de junio de 1981 donde permaneció hasta el 10 de junio de 1986, cuando Reagan tuvo que hacerlo a un lado en medio del enorme deterioro que vivía la relación bilateral.
Gavin, al frente de la embajada estadounidense, destacó por exaltar las discordancias históricas entre los dos países, lo que hizo mella, inscribiendo su nombre en la historia como el Henry Lane Wilson de la década de los 80. Su relación con la prensa era mala. En medio del neoconservadurismo y de la segunda guerra fría de Reagan, Gavin no dejaba pasar ocasión para criticar la política exterior mexicana en Centroamérica a través de la gestión del Grupo de Contadora -integrado-, además, por Venezuela, Colombia y Panamá. Tras el asesinato del agente de la DEA Enrique Kiki Camarena a manos de, presumiblemente, agentes de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en 1985, Gavin se llenó la boca hablando de la corrupción imperante y de la incompetencia de las autoridades mexicanas. A su manera de ver, existía el temor de que el deterioro económico que padecía el país -en el marco de la década perdida- se sumara a la efervescencia guerrillera existente en Centroamérica y ello desestabilizara a México, por lo que Gavin presionó fuertemente a las autoridades nacionales en términos políticos y hasta económicos. No sobra decir que el actor de Hollywood devenido en embajador creó muchos más problemas de los que existían, razón por la que fue relevado, enviando Reagan, en su lugar, a un empresario de la industria llantera, Charles Pilliod, quien tuvo la tarea de encauzar la relación por aguas menos turbulentas.
Durante la presidencia de George Bush padre, la representación diplomática estadounidense estuvo a cargo de John Dimitri Negroponte (1989-1993), otra controvertida figura, que durante su paso por Honduras estuvo involucrado en el escándalo Irán-contras, y a quien, en México, se encomendó mejorar la cooperación con Estados Unidos para el combate del narcotráfico y coadyuvar a la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Eran los tiempos de la posguerra fría, cuando, desaparecida la URSS, Estados Unidos parecía tener el camino abierto para proyectar sin contrapeso alguno, sus intereses en el mundo. Luego vino el nuevo siglo y con él, los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, los que enturbiaron una vez más la relación. El embajador estadounidense en turno era Jeffrey Davidow, quien arribó al país en 1998, presenció la debacle del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el ascenso de Vicente Fox y el desafío de una negociación migratoria entre México y EEUU, buscada por Bush Jr. y Fox, pero imposible de concretar debido a la complejidad del tema y al ambiente político post 11 de septiembre. Davidow terminó su misión en 2002 y escribió sus memorias acerca de lo que presenció al frente de la legación diplomática de su país en México. Davidow caracterizó a la relación bilateral como la que existe entre un oso y un puerco espín: Estados Unidos es el oso, un animal grande, tope, que puede causar daño incluso sin proponérselo. México es el puerco espín, un animal temeroso, en alerta permanente, resentido, que espera casi siempre que el oso le haga daño.
Davidow, independientemente de servir a los intereses de EEUU, desarrolló una gestión pulcra y profesional, no obstante las turbulencias que azolaron a la relación bilateral -por ejemplo, ante la tardía respuesta de Fox para enviar condolencias a EEUU tras los ataques terroristas. Su sucesor fue el empresario texano Tony Garza, amigo y aliado de George W. Bush y que estuvo al frente de la embajada estadounidense de noviembre de 2002 hasta el 20 de enero de 2009. En 2005 contrajo nupcias con la empresaria mexicana María Asunción Arambuluzavala de quien se divorció en 2010. ¿Conflicto de interés? A comparación de lo que le pasó a su reemplazo, Carlos Pascual, Garza se retiró tranquilamente con la distinción del águila azteca en sus bolsillos.
En contraste, Pascual, nombrado como embajador por el Presidente Barack Obama -llegó a México el 9 de agosto de 2009 y tuvo que irse el 19 de marzo de 2011-, enfrentó una de las situaciones más difíciles de que se tenga memoria en la historia reciente de la relación bilateral. Percibido como experto en Estados fallidos, el gobierno mexicano consideró insultante su designación, por interpretar que, a los ojos de Washington, México era o estaba en vías de convertirse también en Estado fallido. Pero los problemas no pararon ahí. Pascual empezó a cortejar a Gabriela Rojas, hija de Francisco Rojas, líder de la fracción priísta en la Cámara de Diputados. Gabriela era también ex esposa del jefe de asesores de Calderón, Antonio Vivanco. Por lo tanto, el Presidente mexicano, molesto con ese noviazgo, veía a Pascual crecientemente con recelo.
Para la mala fortuna de Pascual, la divulgación de cables confidenciales que remitió a Washington -como parte de sus tareas diplomáticas- y que fueron dados a conocer públicamente a través de Wikileaks, fue muy mal recibida por el mandatario mexicano Felipe Calderón. Se estima que esas filtraciones fueron un duro golpe para las relaciones de Estados Unidos con diversos países del mundo, pero en el caso mexicano, el problema escaló al punto de que el presidente Calderón pidió tanto a la canciller Hillary Clinton como al propio Barack Obama, la cabeza de Pascual. Obama cedió y mandó como reemplazo a Anthony Wayne, un diplomático experimentado del Departamento de Estado, quien fuera previamente embajador de su país en Argentina. Cuando Wayne terminó su mandato y se jubiló el 31 de julio de 2015, Obama nominó a una de las grandes expertas en asuntos hemisféricos del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, que en su currículum tiene el crédito de haber sido artífice del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Hábil diplomática, conocedora de América Latina, llegó a México el 5 de mayo de 2016, tras una tortuosa ratificación que demoró cerca de un año -justamente porque los republicanos le reprochaban el trabajo efectuado para normalizar las relaciones con La Habana. Su gestión fue breve, dado que arribó a México en el mismo año en que Donald Trump obtuvo la victoria en las elecciones presidenciales de EEUU. Los dichos de Trump contra México generaron fricciones entre aquel y Jacobson, quien debía encontrar la manera de disculpar las ofensas del mandatario republicano, hasta que, en mayo de 2018, dio por terminada su misión, tras una carrera de 30 años en el servicio exterior de su país. Jacobson, a pesar de su breve paso por México, fue popular y no en pocas ocasiones se reconoció su trabajo a favor de la relación bilateral aun cuando el contexto político no le favoreció.
Así, la embajada estadounidense quedó acéfala por espacio de un año. Donald Trump buscó un reemplazo para Jacobson en las filas republicanas. Inicialmente favoreció a Edward Whitacre, ex presidente de las corporaciones General Motors y ATT y amigo personal de Trump. Su designación parecía apropiada -aun cuando no tiene conocimientos de diplomacia-, debido a su experiencia en negociaciones económicas y comerciales, amén de haber sido socio de Carlos Slim, hecho difícil de ignorar. El advenimiento de la negociación y eventual ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (TMEC), hacían que el empresario fuera una buena opción. Desafortunadamente para Whitacre, su designación como embajador en México ya no se concretó, debido a la salida de Rex Tillerson -el 31 de marzo de 2018- como titular del Departamento de Estado en el vecino país del norte.
Fue así que emergió la figura de Christopher Landau, abogado con nula experiencia diplomática, aunque es hijo de George Landau, quien fuera embajador estadounidense en Chile, Perú y Paraguay. Nacido en España y con estudios de abogacía en Harvard, Christopher Landau ha hecho una respetable carrera en bufetes privados, habiendo tenido clientes como Puerto Rico, British Petroleum, empresas de biotecnología, etcétera. Asimismo, al egresar de Harvard, Landau trabajo en la Suprema Corte de Justicia a las órdenes de dos de los jueces más conservadores de que se tenga memoria: Clarence Thomas y Antonin Scalia.
Ratificado por el Senado estadounidense el 1 de agosto pasado, se espera su llegada a México en los siguientes días. Landau deberá hacer frente a uno de los momentos más tensos en la relación bilateral, donde destacan la crisis migratoria, la ratificación, por parte del Congreso estadunidense, del TMEC y los crímenes de odio perpetrados en el pasado fin de semana, en que al menos dos decenas de mexicanos perdieron la vida en lo que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México considera como actos de terrorismo contra los connacionales. Con una agenda así, se espera que Landau eche mano de todo el oficio político que tenga, para mediar entre los insultos y la retórica anti-mexicana de Trump y el gobierno de López Obrador. Si bien no parece tener el perfil para gestionar semejante agenda, hay que darle el beneficio de la duda. Después de todo es una buena noticia que, tras más de un año desde la partida de Roberta Jacobson, Trump haya decidido elevar la relación con México al nivel de embajador, no de un encargado de negocios. Al tiempo.
María Cristina Rosas / América Latina en Movimiento

Porfirio Díaz: a la Prensa, pan o palo

 
1 Me late
¡Gracias!

Cierto, el México de la era porfirista registró un marcado crecimiento económico, pero también se distinguió por entablar una sistemática censura mediática y social. Es a Porfirio Díaz a quien se le adjudica haber aplicado el lema: a la prensa, pan o palo. Carretonadas de dinero o golpizas, cárcel y hasta fusilamientos.
Durante la última década del siglo XIX, la vida en la Ciudad de México transcurría lenta, nada extraordinario sucedía, ni nadie tenía prisa. Los hombres se daban el lujo de pasar varias horas en los salones, gastando un real por cada copa de ajenjo (bebida de moda entre los intelectuales), al discutir temas de actualidad, uno de los preferidos es si el nuevo siglo empezaría el 1 de enero de 1900 ó de 1901.
De acuerdo con un artículo publicado por Leticia Frías el 3 de mayo de 2017 en la Revista Algarabía, Francia era entonces el centro cultural del mundo y en el México porfiriano era indispensable hablar francés, para demostrar refinamiento. De esa boyante nación europea se habían importado los ideales de su Revolución: «Libertad, igualdad y fraternidad», así como el positivismo, doctrina que había permeado la economía, la política y la educación en nuestro país.
México se había modernizado con la llegada de los ferrocarriles, el telégrafo, la electricidad y, en 1900, el tranvía eléctrico en la capital del país. El siglo XX traía los vientos del progreso, con el aeroplano de los Wright y el cinematógrafo de los Lumière. Atrás quedaban décadas de luchas intestinas en pro de la libertad, con que muchos países de América lograron su independencia.
Sí, en México reinaba la paz, pero la paz de los sepulcros, con campesinos y hombres que repudiaban la explotación y abusos imperantes en la nación. Además, la neurosis de fin de siglo elevaba la incidencia de suicidios y no faltaba quien acusara a la prensa de haberlos fomentado al narrar cómo algunos se quitaban la vida.
Y es que en diarios y revistas se explicaba cómo el suicida masticó la píldora de cianuro, aspiró el ácido carbónico, se ahorcó con elegancia o hasta se dio un balazo sin dejar un escenario desagradable.
Sobresale también que entonces, a pesar de que solo el 10 por ciento de la población sabía leer y escribir, a la prensa se le consideraba como el cuarto poder. Y cada semana aparecía un nuevo periódico o revista, aunque su editor sabía que, de elegir el camino de la crítica severa antiporfirista, terminaría por cerrar la publicación.
Desde 1876, cuando Porfirio Díaz asumió la Presidencia no admitía críticas y, para evitarlas, puso en vigor la política de «pan y palo». El dictador pagaba los halagos con subsidios a la publicación; pero encarcelaba o fusilaba a quienes lo fustigaban. Para 1888 subvencionaba casi 60 periódicos en la República. El costo de esa medida equivalía al presupuesto del Congreso de la Unión: un millón de pesos al año.
Así, mientras El Imparcial se consolidaba como industria poderosa, adulando a don Porfirio y reducía el costo del ejemplar a dos centavos; la prensa de oposición estaba muy lejos de poder competir con ese precio, El Hijo del Ahuizote, de los hermanos Flores Magón, costaba 12 centavos. Sí, no había aún “benditas redes sociales”.
La libertad de prensa había quedado garantizada en la Constitución de 1857; pero en 1870 se aprobó la Ley de Imprenta, que castigaba los «abusos» de escritos «injuriosos, subversivos, sediciosos e inmorales»; que pretendieran trastornar el orden público, incitar a la desobediencia de las leyes o imputaran a los gobernantes defectos falsos u ofensivos.
La ley señalaba que las penas serían económicas; pero en la realidad iban desde la clausura del diario hasta el encarcelamiento del autor, del prensista, el tipógrafo, el cajista, los dobladores, incluso, de los niños «papeleros» y a veces hasta la incautación de la imprenta. Peor aún, hubo muchos periodistas torturados.
La Cárcel de Belén tenía un “cajón del muerto”. Era un cuartito sin luz donde apenas cabía un ser humano en el que se encerraba al preso junto con un dedal lleno de chinches durante varios días. Otra tortura era la bramadera: un poste al que se amarraban las manos y los pies hasta que el dolor se volvía insoportable y los reos empezaban a «bramar».
A los periodistas más «peligrosos» o reincidentes se les enviaba a las tinajas de San Juan de Ulúa. Tal fue el caso de Daniel Cabrera, dueño de El Hijo del Ahuizote, periódico «feroz e intransigente», escrito en verso y en prosa irreverentes, con historietas de caricaturas mostrando al presidente armado con la «matona» para acabar con la Constitución y echando raíces en la silla de la dictadura.
El Hijo del Ahuizote fue un periódico-revista satírica mexicana fundada en 1885 por Daniel Cabrera Rivera y Manuel Pérez Bibbins, junto con Juan Sarabia. En julio de 1902, Ricardo y Enrique Flores Magón arrendaron la publicación y se encargaron de la edición. Durante esta época se caracterizó por su oposición al régimen de Porfirio Díaz a través de la difusión de caricaturas.
El ahuizote es la nutria o perro de agua, animal que tiene lugar en la mitología mexica; la palabra proviene del náhuatl «ahuízotl», a(tl), que significa «agua», y de huiz(tli), que significa «espina». Díaz no toleró las críticas a su gobierno y desató una fuerte represión contra la prensa independiente que se atrevía a cuestionarlo. Muchos periodistas fueron encarcelados o asesinados, las publicaciones eran suspendidas y las imprentas, clausuradas o destruidas.
Pero bueno, la historia no siempre se repite aunque nunca han faltado los porfiriodíaz disfrazados de demócratas y es que, la semana que termina, diputados locales morenistas de Hidalgo vieron trunca su iniciativa de imponer en esa entidad una “ley mordaza” a modo, con la cual intentaban convertir en juzgado al Instituto Estatal Electoral y que pudiera “amonestar” a medios de comunicación “que no respeten la honorabilidad” de personajes públicos.
Luego del creciente rechazo que expresaron comunicadores, y las duras críticas de la oposición, la diputación local de Morena suprimió el artículo 35, que establecía tal felonía: amonestar a medios de comunicación que no respetaran el honor de candidatos y dirigentes partidistas “independientemente de las penas y medidas de seguridad en que incurran por esta conducta”. Otra ley mordaza, truncada…

Jaime Arizmendi /Argonmexico

La primera prueba de Boris Johnson

 
0 Me late
¡Gracias!

A una semana de haber sido nombrado primer ministro, Boris Johnson puede acercarse a su primera derrota electoral. El primero de agosto se renueva la banca por el distrito de Brecon y Radnorshire. Este es el del territorio más extenso de los 40 que tiene el País de Gales dentro del Parlamento Británico, y también el mayor de los dos que conforman el concejo municipal de Powys, el de mayor superficie de los 20 que conforman a Gales.
Brecon y Radnorshire es una colección de pequeños y dispersos pueblos, ninguno de los cuales llega ni a los 9,000 habitantes. A pesar de que ésta es una comarca rural y agropecuaria que nunca ha ejercido mayor poder en la política británica, esta vez sí podrá tenerlo, a tal grado que puede ir minando al nuevo gobierno e ir presionando para que se den elecciones generales anticipadas.
Cuando Boris debutó en el premierato, la alianza conservadora-unionista comandaba una leve mayoría absoluta de solo 2 votos sobre el resto del parlamento, pero si en esta elección el tory Christopher Davies (quien en el 2015 y 2017 obtuvo la representación parlamentaria de este distrito) no gana, el oficialismo se vería reducido a apenas un voto de ventaja sobre el resto. Esta cifra, a su vez, puede eventualmente ir cayendo a medida que algunos parlamentarios conservadores hostiles a un Brexit duro puedan seguir apartándose del partido o de su marco disciplinario.
La banca parlamentaria de Brecon y Radnorshire ha pasado constantemente en la historia de manos entre los tories y los liberal-demócratas. Los laboristas nunca allí han sido fuertes (debido a que la mayoría de sus pobladores son granjeros privados), pero sí lo son en los distritos que se encuentran al sur de Powys donde estaban las antiguas minas de carbón y los baluartes del sindicalismo.
Tradicionalmente Gales en su mayoría vota laborista y el Partido de Gales es fuerte en las áreas del norte y oeste de este país donde hay muchos hablantes de su lengua nativa celta. Los tories suelen ser más fuerte en áreas rurales colindantes a Inglaterra, como lo son las que conforman Powys.
Esta elección se dio tras que en febrero 2019 su parlamentario Davies fue encontrado culpable de reclamar gastos falsos. Al mes siguiente él reconoció su culpabilidad y al subsiguiente él fue sentenciado a hacer trabajo comunitario por 50 horas y a pagar £1,500. De acuerdo a ley esto podría generar una moción para pedir que su cargo pudiese ser dispuesto a que sea renovado en una elección siempre y cuando el 10% de los habitantes registrados en ese distrito lo pidieran. La petición obtuvo casi el doble de esa cifra.
Las elecciones en este distrito se dan a más de 5 semanas de que en el 23 de mayo se dieran las elecciones al parlamento europeo en las cuales los tories obtuvieron su peor resultado a nivel nacional. En esa fecha los conservadores quedaron en quinto lugar y por debajo del 9%, pero el país donde peor quedaron parados fue Gales donde bordearon el 6% de los votos.
A fin de derrotar a los tories y golpear a Boris todos los partidos pro-europeos han decidido apoyar a Jane Dodds, la lideresa del Partido Liberal Demócrata en el País de Gales quien pronto puede llegar a entrar por primera vez a la cámara de los comunes.
Los conservadores no han querido escoger a un nuevo candidato pues Davies llegó a su puesto con casi la mitad de los votos en su distrito en el 2017. El Partido del Brexit no ha querido desistir de participar. A diferencia del Partido de Gales, de los Verdes y de Cambio UK, quienes se pueden dar el lujo de no presentarse en esta elección pues en el referido distrito nunca ha tenido una votación significativa, el Partido del Brexit quedó primero en todo Powys en las euro-elecciones de hace mes y medio. De otro lado, el UKIP también presenta una candidatura pues quiere seguir demostrando que existe y que puede rivalizar contra su antiguo líder Farage y contra Boris.
De esta manera los partidos de la derecha que propugnan un BREXIT duro e inmediato se presentan divididos en 3. La otra mitad de los candidatos son Dodds de los liberal-demócratas (apoyados por el Partido de Gales, Verdes y Cambio UK), los laboristas y los payasos del partido de los lunáticos.
Según una última encuesta hecha Dodds tiene una preferencia del 43% de los electores, 15 puntos encima del 28% que recibe el tory Davies. Después de ellos el Partido del Brexit queda tercero con el 20%, el laborismo con el 8% y un 1% recibe el UKIP y los lunáticos, respectivamente.
Esta elección es la primera que deben hacer frente Boris Johnson y Jo Swinson, quienes la semana fueron casi al mismo tiempo electos como los líderes del conservadurismo y del liberalismo democrático, respectivamente.
Si la lideresa del liberalismo democrático en Gales logra ganar la banca en disputa, éste sería el mejor golazo que lograría la nueva lideresa de dicho partido a nivel nacional. Los amarillos, quienes acaban de reclutar a sus filas al parlamentario Chuka Umunna, uno de los más conspicuos representantes del ala pro-Blair del laborismo, ahora incrementarían su bancad a hacia 13. Esto implica apenas un 2% de la cámara de los comunes, pero esa cadena de avances puede transformar al partido del ave dorada en una joya que atraiga a disidentes conservadores y laboristas.
Isaac Bigio

Dinero en el colchón (o en una cuenta de ahorro) es una pérdida

 
1 Me late
¡Gracias!

Mario Alavez*

Siempre es bueno ahorrar dinero, se puede usar para emergencias, para el retiro, para viajar y un muy largo etcétera, pero el simple hecho de ahorrar no es suficiente, es más, ahorrar nos hace perder dinero.

Uno de los principios básicos de la macroeconomía es el efecto multiplicador del dinero, un pensamiento de uno de los teóricos económicos (sí, un tecócrata) clásicos de la materia, el británico Jhon Maynard Keynes.

Pero antes de ahondar en los temas “ñoños” y que decidas cerrar la pestaña, déjame tratar de convencerte de que todas las lecciones y las teorías macroeconómicas son aplicables a nuestro día a día.

Cada año, el valor del dinero en todo el mundo se hace más pequeño, debido al factor conocido como inflación, que es básicamente un panorama de cuánto se encarecen las cosas con el paso del tiempo.

Un ejemplo fácil: según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) hace 10 años un kilo de tortilla costaba en promedio 9.8 pesos, mientras que hoy cuesta 16.1.

Si tenías 100 pesos ahorrados, en 2009 te podías comprar 10 kilos con 200 gramos, hoy te compras 6.2 (¡ouch!).

Una vez hecho este paréntesis, prosigo. Keynes es uno de los teóricos más influyentes del sistema económico actual, que inició en la Gran Depresión americana con la consolidación del capitalismo, que después de convirtió en el modelo neoliberal.

El principio es simple, el efecto multiplicador básicamente establece que la generación de la riqueza, ya sea personal, empresarial o de un país, se basa en mantener el dinero en movimiento para que “trabaje” y crezca. La clave en el modelo keynesiano es invertir.

Para acabar pronto, tener mucho dinero no significa ahorrar como loco y guardarlo bajo el colchón como si fuéramos Gollum con “my precious”, sino de buscar oportunidades de inversión que nos permitan incrementar nuestro dinero a través de otros negocios que pueden ir desde la compra de divisas -como el dólar, el euro, la libra e incluso, el yuan chino- hasta productos más elaborados como los equities, las acciones o los commodities.

Aquí es cuando empezamos a decir: “eso con qué se come”, “invertir es para ricos”, “no tengo la cantidad de dinero suficiente para participar en la bolsa, divisas, etcétera”.

Eso es totalmente falso. Si eres un trabajador con prestaciones, te tengo noticias, eres un inversionista. Tu Administradora de Fondos para el Retiro (Afore) toma el dinero que ahorras y lo pone en tu nombre en diversos activos.

Además, si tienes 20 pesos puedes comprarte un dólar. Este es un ejemplo muy sencillo de cómo puedes ganar dinero invirtiendo. Si tomamos el mismo periodo que usamos para medir el precio de la tortilla (2009-2019), si hubieras comprado un dólar el 31 de diciembre de 2009, gastaste 13.08 pesos. El viernes 14 de junio cerró en 19.14 pesos al mayoreo, esto representa un rendimiento de 46 por ciento. Tus 13 pesos de 2009, hoy valen 19.

Obviamente esta no es la única forma de invertir, pero puede funcionarte como el botón de muestra para que decidas dar el primer paso y ver crecer tu dinero a través de distintas alternativas que se han multiplicado con las tecnologías de la información, Internet y las Fintech.

Invertir también requiere técnica y asesoramiento. Uno de los consejos en los que coinciden Keynes y Warren Buffett, el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes y uno de los gurús más respetados de Wall Street, es que para multiplicar el dinero se necesita paciencia y, sobre todo, nervios de acero.

Buffett hoy tiene 84 años y es dueño de Berkshire Hathaway, un fondo que tiene inversiones en casi 90 empresas alrededor del mundo, entre las que destacan Coca-Cola, American Express y un largo etcétera.

A los seis años vendía chicles puerta a puerta y a los 11 compró su primera acción, de ahí amasó una fortuna que actualmente está valuada en 84 mil 900 millones de dólares.

Los consejos de Buffett redundan en la paciencia, pero hay que quedarnos con esta frase en la mente: “Un inversionista necesita hacer muy pocas cosas bien, si evita grandes errores. No es necesario hacer algo extraordinario para conseguir resultados excelentes”.

No dudo en tu potencial para ser Warren Buffett y los caminos son variados, eso sí, recuerda que ahorrar no basta, así que invierte en lugar de permitir que el paso del tiempo y la inflación acaben con lo que has ganado con trabajo.

Egresado de Comunicación y Periodismo de la FES Aragón, coeditor de la sección de Finanzas en El Sol de México, con casi una década de trayectoria en periodismo de temas económicos, financieros y de negocios en medios como El Financiero, CapitalMedia, 24 Horas, Don Dinero.Datero, talachero, apasionado y permanentemente crítico.Twitter: @Arturo_Alavez

10 claves para entender el México de López Obrador

 

0
Me late
¡Gracias!

Si hay que optar entre la ley y la justicia, no lo piensen mucho, decidan en favor de la justicia.

Andrés Manuel López Obrador / Conferencia mañanera del 17 de abril.

Katu Arkonada / Alai Amlatina

A un año del triunfo del pueblo, de una insurrección popular con votos en las urnas como la que ocurrió el 1 de julio de 2018, y  siete meses de gobierno, quizás la frase que mejor sintetiza el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es con la que inicia este análisis. Un Presidente, movido por un profundo anhelo de justicia social, que se encuentra con que el desmontaje del modelo neoliberal es mucho más que desterrar la corrupción, estructural, en el gobierno federal, e implica, para poder construir algo nuevo, desmontar el viejo Estado neoliberal y colonial, Estado que tiene unos cimientos muy sólidos.

Pero si algo está haciendo López Obrador es justo eso, reconstruir la nación. La corrupción no es más que una metáfora (significante vacío dirían algunos) para nombrar el modelo neoliberal que sembró México de pobreza, desigualdad, y violencia.

Estos 12 o 7 meses podemos sintetizarlos en 10 claves, que permiten entender un México en proceso de transformación, aunque no sea tan profunda, ni tan rápida, como desearíamos:

Economía. Siempre es la economía. Garantizar las condiciones de vida materiales de la población debe ser el principal objetivo de cualquier proceso de transformación. Subir el salario mínimo 16.2% en su primer mes de gobierno es sólo la forma. El fondo es la redistribución, mismo que sea parcial, de la riqueza, vía bonos universales. Si los programas sociales logran llegar de manera rápida a millones de personas, como se ha propuesto MLO, junto con la reforma laboral progresiva que incrementa los derechos de la clase trabajadora, México puede reincorporarse a la senda del crecimiento y terminar el sexenio con el 4% de incremento del PIB puesto como meta. El crecimiento basado en el aumento de la demanda interna en el corto plazo mientras se va (re)industrializando el país en el medio-largo plazo es una fórmula que ya ha funcionado en otros procesos progresistas del continente, y aunque la derecha, económica, política, y mediática, se asuste, es Keynes, y no Marx, el modelo a seguir.

Austeridad. La apuesta económica viene precedida de una decisión férrea de austeridad republicana. De dar ejemplo con tu propia praxis, aunque eso tenga como eje rector una decisión inamovible, y errónea, en opinión de muchos, de no endeudamiento público. Además, en la cuarta transformación no existe el refrán de más vale prevenir que curar. Primero se detecta la enfermedad/error, y después de cura/corrige si es necesario.

Lucha contra la pobreza y violencia. A pesar de la tentación de dividirlo en dos, no podemos separar estos conceptos. El modelo neoliberal en México sólo pudo ser implementado mediante la doctrina del shock, mediante la violencia más salvaje que ha dejado México sembrado de fosas comunes. Y los restos que hay en ellas son siempre de pobres de piel morena. Los programas sociales no solo deben permitir respirar a las mayorías sociales ahogadas por el neoliberalismo, sino deberían servir, en el medio-largo plazo, para reducir la implicación de las clases populares en esquemas de violencia promovidos por el narco y otros grupos criminales. Algunas decisiones de gobierno, como que el primer decreto firmado por AMLO, el 3 de diciembre, fuese para crear la comisión especial por el caso Ayotzinapa, van más allá de lo simbólico. La designación de Omar Gómez Trejo1 como titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, ratifican que el esclarecimiento de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hecho del que se cumplen 5 años este 26 de septiembre, es una política de Estado.

Economía criminal. Pero, además, la doctrina del shock es parte de un tablero de juego mucho más amplio, donde la economía criminal, que es mucho más que el narco, ha jugado un rol determinante. La frase de Carlos Fazio “No existe la guerra a las drogas sino la administración de los negocios de la economía criminal» sintetiza muy bien un negocio que además de, o quizás deberíamos decir gracias a, dejar un saldo de 250 mil muertos y 40 mil personas desaparecidas, supone ya más del 10% del PIB mexicano. Y aunque la economía criminal sea más que el narco, el cómo se va a enfrentar el problema del narco es clave en esta ecuación. La amnistía para los campesinos cultivadores y colocar sobre la mesa debates sobre la legalización de la marihuana o incluso la amapola (lo que implicaría la guerra con las mafias farmacéuticas legales), son un primer paso. En algún momento se tiene que dar una negociación, implícita o explícita, con los grupos a los que se les entregó la soberanía territorial en una buena parte del país.

Guardia Nacional. Y en la recuperación de la soberanía territorial va a jugar un rol determinante la Guardia Nacional. Ante una policías locales o estatales que en muchos casos están coludidas con las mafias territoriales, una nueva fuerza de seguridad que, desde un enfoque de Derechos Humanos, restablezca la soberanía y la seguridad en amplías partes del territorio nacional, es fundamental. Probablemente en cómo se despliegue y actúe la Guardia Nacional se van a jugar una parte del éxito, o no, del gobierno de López Obrador al finalizar el sexenio. En cualquier caso, la Guardia Nacional debe servir para hacer cumplir la ley y nunca para reprimir la protesta social o a las personas migrantes que atraviesan México. Está demás subrayar que ningún ser humano es ilegal. Ilegales son las mafias que transportan y ejercen trata de migrantes.

Trump. El debate sobre la Guardia Nacional se ha intensificado a raíz de la decisión de enviarla a sentar presencia estatal, y por tanto soberanía, en la porosa frontera sur, como parte de la negociación con el caprichoso inquilino de la Casa Blanca. Negociación a la que se entró pudiendo perder poco, o perder mucho, y se consiguió ganar tiempo. Sabemos que, de aquí a noviembre 2020, fecha de la elección presidencial en Estados Unidos, México va a ser sometido a los vaivenes, y probablemente también chantajes político-electorales del vecino del norte. En algún momento (habrá que elegir bien ese momento) habrá que confrontar y no ceder. No se puede hacer nada en el ámbito del nuevo TLCAN-TMEC, ni tampoco se puede hacer mucho en la cuestión migrante (la reciente tragedia de Óscar y Valeria, migrantes salvadoreños ahogados por su ansía de ingresar a EEUU, a pesar de estar esperando la petición de asilo en territorio mexicano y con visa humanitaria otorgada por el gobierno de Amlo, es la más cruel constatación de lo difícil que es proponer alternativas viables para encarar la cuestión migratoria en territorio mexicano). Aunque si bien el tráfico de droga y personas van en dirección sur-norte, el tráfico de armas y el lavado de dinero lo hacen en dirección contraria, y permite explorar posibilidades para presionar a EEUU.

Política Internacional. A pesar de haber repetido mil veces que la mejor política exterior es una buena política interior, el rol jugado por México en la crisis de Venezuela, por acción (presentando el Mecanismo de Montevideo) u omisión (deslegitimando con su ausencia en el Grupo de Lima), hace que la política internacional deba ser considerado entre las principales claves para analizar el gobierno de Amlo. El próximo encuentro para impulsar un nuevo momento progresista, que se celebrará este mes de julio en Puebla con varios de los principales líderes progresistas del continente, indica que México, más allá incluso de las políticas gubernamentales, va a ser una referencia en la nueva oleada de izquierda y nacional-popular continental.

2021. Todo el accionar de la política mexicana ya mira de reojo a 2021, cuando se celebran elecciones de medio término y se renuevan por completo los 500 escaños de la Cámara de Diputados. La decisión de Amlo de ir a una revocatoria de mandato, aun si no puede ser el mismo día de la elección, servirá para politizar y convertir todo 2021 en un año electoral. Mientras que el PES, con quien conformó alianza electoral en 2018, ya está amortizado, Morena tiene el reto de formar nuevos cuadros tanto para la gestión pública como para un partido vaciado en el gobierno federal, y el otro aliado, el Partido del Trabajo, tiene la tarea de convertirse en la izquierda del centro-izquierda, renovando su imagen y discurso para seducir a los nuevos electorados.

Polarización. La dicotomía chairo-fifí sirve para poner en el espejo los privilegios de los que han disfrutado hasta el momento las élites políticas, económicas y mediáticas mexicanas, y una minoría privilegiada en un país del G20, pero lleno de pobreza y, sobre todo, desigualdad. Polarizar es la forma de gobernar de Amlo, no conoce otra, y no hay otra más efectiva. Y le funciona. Si no, no se explica por qué su aprobación se sitúa alrededor del 70%, muy por encima del 53% que le votó el 1 de julio de 2018. Las consultas, a pesar de sus deficiencias, son otra forma de ampliar y ensanchar la democracia, más allá de los márgenes de la democracia liberal. Y también funciona, por eso Texcoco es un cadáver político, un monumento para recordarnos que a quienes ahora se oponen a Santa Lucía nunca les importa la corrupción ni la destrucción ambiental que iba ser la obra faraónica de las constructoras priistas. Más allá de lo obvio anteriormente reseñado, si algo hay que destacar de estos 12 meses transcurridos desde la victoria del 1 de julio de 2018, y especialmente desde el 1 de diciembre, es la politización del debate público que se ha dado, piedra angular del proceso de transformación. No hay nada más político que la gente no conformándose con votar y dejar en manos de los políticos los próximos 3 o 6 años. No hay nada más bonito que la gente opinando sobre en qué se gasta, o se debería gastar, el gobierno el presupuesto. No hay nada más político que un Presidente respondiendo a los periodistas cada mañana sobre su accionar gubernamental.

Conflictos sociales y ambientales. Para no pecar de autocomplaciente, este análisis quiere cerrar con una de las principales debilidades de la cuarta transformación, herencia de los gobiernos neoliberales: los numerosos conflictos sociales y ambientales que atraviesan el territorio mexicano. Por ello es necesario que todo lo que tiene que ver con los grandes megaproyectos estrella del gobierno Amlo, desde la refinería de Dos Bocas al Tren Maya, pasando, sobre todo, por el corredor transísmico, se hagan respetando las leyes y los convenios ambientales, así como en consulta libre, previa e informada de los pueblos indígenas que habitan esos territorios.

Estas 10 claves despliegan una cartografía del mapa político y social de la cuarta transformación. De toda su potencia, pero también de algunos flancos débiles a los que es necesario poner atención, y quizás reforzar el debate y la comunicación en torno a ellos, para contrarrestar la ofensiva de la lumpen-comentocracia. El relato de la cuarta transformación está construyéndose en tiempo real, por lo que es más fácil que se vean las costuras comunicativas del proyecto. Hay grandes avances de estos meses que no se han comunicado bien, tanto en el ámbito gubernamental, como legislativo, donde la mayoría del cambio en San Lázaro y el Senado ha logrado convertir en delitos graves la corrupción, el robo de combustible, el fraude electoral, el feminicidio y la desaparición forzada.

AMLO no es Chávez, como la derecha insistió durante años. Si acaso se parece al primer Lula, que sin tocar en exceso los intereses de las élites, transformó Brasil sacando de la pobreza a 40 millones de personas. Pero también ha prometido que en la segunda mitad del sexenio se harán las reformas constituciones estructurales para ampliar derechos y garantizar la justicia social. ¿Es una utopía pensar en una reforma fiscal progresiva para que paguen más impuestos quienes más ganan y de esa manera profundizar la cuarta transformación, reduciendo la pobreza y la desigualdad?

1 Gómez Trejo ha colaborado en diversas funciones en instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y en las oficinas de México, Honduras y Guatemala del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos 

Los huesos ciertos: Mauricio Riveros

Featured Video Play Icon

 

0
Me late
¡Gracias!

El cantante y escritor Mauricio Riveros presenta “Los huesos ciertos”, su cuarta entrega literaria a la que se le acaba de sumar su versión en video.
Acostumbrado a acompañar sus libros de un formato audiovisual, esta vez el chileno invitó a destacados artistas latinoamericanos a leer sus versos frente e una cámara.
Entre los invitados se cuentan la perfopoeta Cynthia Franco, el poeta y gestor cultural Manuel Cuautle, el dramaturgo Andrés Castuera-Micher y el fotógrafo y escritor Tilo Nurmi, todos ponen sus voces a estos textos sobre el amor, la distancia y el terremoto que afectó a México en 2017.
Este trabajo, publicado por Eme Erre Música y Lodelavoz ediciones, fue estrenado hace unas semanas en la presentación oficial del libro en Ciudad de México y desde ahora, por primera vez, está disponible para todo el público a través del canal de You Tube del artista.

Las deudas del Pacto por México

 

0
Me late
¡Gracias!

Mark Weisbrot / Alai-Amlatina

En diciembre de 2012, líderes de los partidos políticos más importantes de México acordaron el “Pacto por México” en el castillo de Chapultepec en la Ciudad de México. Fue anunciado como una nueva ruta para México y su economía, y fue firmado por los principales partidos políticos en esa fecha: el presidente Enrique Peña Nieto del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Jesús Zambrano Grijalva, presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD); María Cristina Díaz Salazar, presidenta del comité ejecutivo del (PRI); y Gustavo Madero Muñoz, presidente nacional del Partido Nacional del Partido Acción Nacional (PAN).

En el siglo XXI, México ocupa el puesto número 18 de 20 países latinoamericanos en el crecimiento de sus ingresos por persona.

De los datos disponibles se desprende que hay poco o ningún progreso de cara a alcanzar los objetivos establecidos en el Pacto. Por ejemplo:

  • El Pacto prometió aumentar el crecimiento a más del 5% anual. El crecimiento real del PIB promedió sólo el 2.4% anual, y no parece estar avanzando hacia la meta del 5%. Durante el mismo período, el crecimiento real del PIB per cápita promedió sólo 1.4% anual.
  •  El Pacto prometió aumentar la inversión por encima del 25% del PIB. La formación bruta de capital fijo cayó del 22.3% del PIB en 2012 al 20.5% en 2017.
  • El Pacto también prometió reducir la desigualdad: los hogares en el 10% por ciento superior de la distribución del ingreso vieron aumentar su participación en el ingreso nacional del 34.9% en 2012 al 36.3% en 2016. Mientras tanto, la porción de ingresos recibidos por el 10% más pobre se mantuvo igual con tan solo el 1.8%.
  • El Pacto prometió reducir la pobreza: La tasa de pobreza nacional ha disminuido levemente entre 2012 y 2016, del 45.5% (de la población) al 43.6%. Sin embargo, esto no fue suficiente para reducir el número absoluto de personas que viven en la pobreza, que aumentó ligeramente a 53.4 millones en 2016, cuando ya llegaba a 53.3 millones en 2012.
  • La inversión pública en la compañía estatal de petróleo Pemex fue de aproximadamente 2.0% del PIB (312 mil millones de pesos) en 2012, y cayó a 0.9% del PIB (191 mil millones de pesos) en 2017.
  • Los ingresos petroleros del Gobierno colapsaron, cayendo de 1386 mil millones de pesos en 2012 a solo 827 mil millones de pesos en 2017, una caída del 8.8% de PIB al 3.8% del PIB. Este es un shock fiscal negativo muy grande.
  • En lo positivo, la subocupación ha bajado ligeramente del 8.4% en 2013 (anual) al 6.8% en el primer trimestre de 2018. (En las estadísticas mexicanas, la subocupación es una mejor medida del estado del mercado laboral que el desempleo, ver más abajo). Sin embargo, el reciente crecimiento que ha mejorado el mercado laboral ha sido impulsado principalmente por el consumo, que representó un promedio del 76.9% del crecimiento del PIB desde 2013 a 2017.
  • Hay una serie de razones para creer que el hecho de que no se haya logrado un avance significativo hacia los objetivos del Pacto en los primeros cinco años no se deba simplemente a la falta de tiempo, sino a la aplicación continua de un conjunto erróneo de decisiones políticas. Entre las razones:
  • El Gobierno llevó a cabo un plan de consolidación fiscal en el que el gasto disminuyó del 24.8% del PIB en 2014 al 20.1% del PIB (proyectado para 2018). Este es una caída muy grande en el gasto gubernamental, algo que no se vio, por ejemplo, en los últimos 70 años en Estados Unidos.
  • El saldo fiscal primario cíclicamente ajustado, que intenta ajustarse al ciclo económico, se redujo en 2.6 puntos porcentuales durante este tiempo.
  • El compromiso del Gobierno con una mayor consolidación fiscal hace que sea muy difícil para el Gobierno realizar las inversiones públicas que puede necesitar en infraestructura, educación, investigación y desarrollo, a fin de cumplir las promesas del Pacto de aumentar el crecimiento o reducir la desigualdad o la pobreza. Todos estos niveles de inversión pública son actualmente bastante bajos.
  • A partir de diciembre de 2015, el Banco Central de México incrementó las tasas de interés de manera bastante agresiva, elevando a más del doble la tasa del 3% de diciembre de 2015 para llegar al 7.5% en febrero de 2018. Existe evidencia (ver más abajo) de que esto pudo haber sido un ajuste monetario mucho más grande del que se necesitaba.
  • La hiperliberalización de los mercados financieros mexicanos ha hecho a su economía particularmente vulnerable al contagio y a los impactos económicos de la economía mundial, y especialmente de Estados Unidos, país del que también depende el 80% de sus exportaciones.

México fue alguna vez una economía en desarrollo de rápido crecimiento, donde su ingreso por persona casi se duplicó entre 1960 -1980. A partir de entonces entró en una larga crisis y nunca estuvo cerca de recuperar sus tasas anteriores de crecimiento y desarrollo. Este informe plantea que las decisiones políticas de vital importancia han sido responsables de este fracaso de largo plazo.

Actualmente, México enfrenta serios riesgos a la baja producto de la economía mundial, y a que la Reserva Federal está en camino de subir las tasas de interés cuatro veces este año y más en 2019. El alza de las tasas de interés de la Reserva Federal puede tener un impacto severo en la economía mexicana si aleja suficientes flujos de capital. Esto se vio en la crisis del peso de 1994- 95, en la que México perdió el 9.5% del PIB en una recesión que fue desencadenada por el ciclo de alzas de las tasas de interés de la Reserva Federal en aquel momento; y en 2013, cuando la hiper-liberalización de los mercados financieros del país también lo hizo vulnerable a la reducción de la flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal en 2013. Estos mercados financieros hiper-liberales hacen que México se a más vulnerable a las turbulencias en los mercados financieros internacionales, la que ya podría estar comenzando con este ciclo de ajuste de la Reserva Federal.

Por lo tanto, bajo el actual régimen de política a largo plazo descrito anteriormente, México se ha comprometido a pagar la deuda pública cuando el crecimiento repunte aunque sea levemente; y cuando hay nubes de tormenta en el horizonte (que también incluyen la turbulencia de las relaciones actuales con Estados Unidos y la incertidumbre de la renegociación del TLCAN), las políticas fiscal y monetaria se vuelven aún más en un lastre para el crecimiento económico. Por lo tanto, México está atrapado en una trampa de baja inversión y bajo crecimiento, sin realizar las inversiones públicas necesarias en infraestructura, investigación y desarrollo o educación. Sin dicha inversión, no puede mantener su competitividad internacional (incluso en los mercados estadounidenses con respecto a China), impulsar el crecimiento de la productividad a largo plazo o incluso mantener los ingresos fiscales necesarios de Pemex, sin mencionar la reducción de la pobreza o la desigualdad.

Autores: Mark Weisbrot, Lara Merling, Rebecca Watts y Jake Johnston

*Codirector del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR). Lara Merling es investigadora asociada, Rebecca Watts es asociada del programa y Jake Johnston es investigador asociado.