#Dobleces | La “guerrera” se enreda

Escucha este post
 
2 Me late
¡Gracias!

Todo por soltar fuego “amigo” y exhibir su consigna político-personal contra Carlos Lomelí Bolaños, exdelegado federal en Jalisco, la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval se saltó la ley y sancionó a la empresa Abastecedora de Insumos para Salud (Abisalud), a pesar de que estaba impedida para hacerlo e insistir en aplastar a los adversarios aunque compartan el proyecto de la cuatroté.
El 9 de julio pasado fue cuando el Juzgado Decimotercero de Distrito en Materia Administrativa concedió la suspensión provisional solicitada por la empresa, para que no se dictara resolución definitiva sobre el expediente SAN/017/2019. Aunque el protagonismo de Eréndira Sandoval la llevó a caer en su propio enredo.

Sandoval, pleitos de partido
No obstante, el pasaso 27 de julio, la SFP dio a conocer que la inhabilitó por dos años y seis meses, además de imponerle una multa de 51 mil 500 pesos aún, cuando la empresa aludió que no existían condiciones idóneas para integrar su defensa, pues para nadie son ajenas las restricciones que ha traído consigo la pandemia de Covid-19.
Una vez dictado el incidente de suspensión 549/2020, la titular del Juzgado, Ana Luisa Priego Enríquez, informó tanto a la dependencia como a la Dirección General de Controversias y Sanciones en contrataciones Públicas de la Subsecretaría de Responsabilidades, que de todos modos continuaron con la resolución.
Y el estilo de la casa no faltó. Igual que su consorte, el polémico, John Ackerman utiliza las redes sociales para atizar acusaciones y convertir sus acciones en una tarea adicional a través de twitter. La funcionaria anotó: “las compras públicas deben ser limpias y los contratistas no pueden dar info falsa”.
Pero la presunta presentación de “información falsa”, a la que alude la Función Pública en el casi de Abastecedora de Insumos para la Salud, únicamente recayó en un error administrativo, ya que en lugar de que fueran asentados los accionistas actuales de la firma, aparecían a los socios fundadores.
Incluso llevó el señalamiento a través del comunicado de prensa 058/2020 en el que anunció la sanción. Y es que resolver y sancionar desde la escritorio y con las guanteletas puestas es parte del estilo de la funcionaria.
El enredo en el que se metió daña a su instituto político y genera fricciones entre las dos grandes corrientes políticas que conforman al partido en el poder.
A final de cuenta en este caso ni se habría causado daño alguno al estado, ni se habría incurrido en faltas que involucraran prácticas desleales, influyentismo, o cualquier otra ilegalidad. Pero parece que a Irma Eréndira solo le interesa desprestigiar a Abisalud, pues piensa que se encuentra ligada al exdelegado federal en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños y esa es su obsesión.
Sin embargo, nadie se explica de dónde provienen las sospechas, ya que la empresa no está relacionada con el personaje, pues no es dueño, accionista o representante legal de la misma. Pero sí ha sido un activo político de Morena y al parecer a ella eso le hace sombra.

Israel Mendoza Pérez / Periodista