#Documental | Cohetes alemanes sobre el Congo

Escucha este post
 
4 Me late
¡Gracias!

Un ingeniero suabo y el dictador africano Mobutu se proponen conquistar el espacio. Pero en plena Guerra Fría, misiles alemanes sobrevolando la selva tropical despiertan suspicacias entre las superpotencias. ¿Fracasará tan arriesgada misión?

Suena a mezcla entre thriller político y libro de aventuras, pero se inspira en hechos reales.En 1969 Lutz Kayser y otros miembros de un grupo universitario ganan un contrato de investigación del gobierno alemán. El objetivo es desarrollar formas alternativas de propulsión para el programa espacial europeo.

Kayser y un grupo de fervientes inventores construyen un cohete económico de diseño simple que incluso utiliza un motor de limpiaparabrisas de Volkswagen para regular la inyección en los motores. El equipo organiza un total de 2.000 pruebas de lanzamiento en la base cerca de Heilbronn.

Hasta que a principios de la década de 1970 el gobierno federal decide dejar de financiar este proyecto. Kayser funda entonces, en 1975, la OTRAG (Orbital Transport und Raketen Aktiengesellschaft), la primera compañía espacial privada del mundo.

En busca de una lanzadera adecuada, Kayser contacta con el dictador Mobutu Sese Seko, presidente en aquel entonces del Zaire, actualmente República Democrática del Congo.

Mobutu siente debilidad por los proyectos megalómanos, la tecnología alemana y los viajes espaciales. Una base de lanzamiento en África sería beneficiosa para ambas partes: La OTRAG podría probar sus misiles y el dictador, ávido de protagonismo, conduciría a África al espacio.

Un día también se serviría de satélites para controlar mejor el país centroafricano.Mobutu proporciona a la OTRAG un área del tamaño de la antigua Alemania comunista.

Aquí, la compañía construye su propia base espacial: un Cabo Cañaveral alemán, en medio de la selva congoleña. Pero la crisis llega a fines de la década de 1970, cuando la OTRAG lanza con éxito varios cohetes al espacio. Porque incluso sobrevolando “solo” la selva africana, los artefactos alemanes no son vistos con buenos ojos por las superpotencias.

Un documental de la DW de Alemania.