Un paso a la vez / 9 marzo

 
1 Me late
¡Gracias!
Sí vamos a crecer cuatro por ciento

Sí, leíste bien. No estoy delirando, no me dio coronavirus ni me entró el espíritu esperanzador de la cuatroté, ni recibiré un boleto gratis de la rifa del avión presidencial el 9, ¡ay no, perdón! El 10 de marzo.
Hay que reconocer cuando uno comete errores y te pido que si no crees en estas palabras, guardes esta columna para el 1 de diciembre de 2024.
En verdad, no es broma. El Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene razón. El país se encamina al crecimiento que prometió el 1 de diciembre de 2018.
Lo que pasa es que la ceguera del conservadurismo y nuestro aferramiento al neoliberalismo, al sentido común, al sistema viejo y funcional, no nos permite vislumbrar la sabiduría que emana todas las mañanas del Palacio Nacional. No hemos sabido desemarañar la madeja de los otros datos. Y la verdad es que están ahí, en nuestras narices, pero nadie ha agarrado el lápiz en serio, ahora, tampoco es física cuántica, vamos, ni calculadora se necesita.
Pero antes de hacer matemáticas, déjame hacer una pausa.
La Canacintra amenazó con que no participará en el plan de infraestructura energética si no hay rondas petroleras ni farmouts con Pemex o subastas eléctricas de largo plazo con energías renovables o mecanismos similares.
Pemex reportó su peor pérdida en 2019 desde que los precios del petróleo se desplomaron a 14 dólares por barril en 2016.
La propuesta del nuevo etiquetado frontal incomoda a ConMéxico, porque lejos de informar al consumidor, va a restar competitividad a los productos, porque, si se aprueba, no se podrá distinguir uno de otro y el consumidor tendrá menos información para tomar una decisión adecuada.
La Concamin ya se amparó contra la iniciativa y hasta el momento, obtuvo una suspensión temporal.
Supuestamente, antes de que acabe el mes se iniciarán todas las obras programadas para este año.
El sector automotriz prevé que las ventas internas seguirán a la baja este año, pese a que logró su primer crecimiento interanual en febrero de los últimos 12 meses.
El panorama no luce alentador para relanzar la inversión privada en el país y menos la pública, pues los recursos se mantienen en los programas sociales y no en la inversión productiva.
El propio Arturo Herrera, líder de la SHCP, dijo que la IP invierte siete veces más de lo que gasta el gobierno. Y si ninguno de los dos invierte, bueno…
El IMEF y México Evalúa no creen que se alcance la plataforma de producción petrolera este año de 1.9 millones de barriles y menos el crecimiento estimado de crecimiento de Hacienda, que sigue aferrada a dos por ciento.
¿Y entonces? Yo te garantizo, te firmó donde quieras que la promesa de López Obrador de crecer cuatro por ciento se va a cumplir.
Ahora sí, las matemáticas.
En 2019, el crecimiento económico fue de -0.1 por ciento. La OCDE, hasta el momento el organismo con el pronóstico intermedio para este año, prevé un alza de 0.7 por ciento. Para 2021 estimó 1.4 por ciento. O sea, en los primeros tres años, de seis, el crecimiento total de la economía será de dos por ciento. Y como dice la canción, dos y dos, son cuatro. Claro, siempre y cuando los pronósticos de crecimiento no se ajusten a la baja.
Ojo, el mandatario nunca dijo que el crecimiento de cuatro por ciento iba a ser promedio anual. ¿O sí?
¿El Presidente logrará su cometido de hacer que la economía mexicana crezca cuatro por ciento?
Eso lo veremos un paso a la vez.

Mario Alavez / Analista económico y financiero