Un paso a la vez / 3 feb

 
1 Me late
¡Gracias!
¿Otros cuatro años de Trumpadas?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atraviesa por un proceso de impeachment, léase un juicio político para ver si se mantiene o si es condenado por el Senado de Estados Unidos y depuesto de la Casa Blanca.
Pero para tenerlo claro, la Cámara de Representantes (diputados) presentó la acusación, la Cámara de Senadores funge como juzgado, y serán quienes dicten sentencia.

La mayoría en el Senado es republicana, igual que Trump, o sea, por más pruebas que haya, no lo van a encontrar culpable y menos en año electoral.
Y pensarás: “faltan nueve meses para el súper martes, el día de las elecciones en Estados Unidos, cómo es posible que ya haya pronósticos sobre las elecciones en EU”. O “eso puede cambiar en cuestión de días”.

Pero como dice el dermatólogo, vamos al grano. En México, algunos directivos privados ya dan por descontado otro periodo de cuatro años para el neoyorkino. “Trump tiene 80 por ciento de posibilidades de ganar”, me dijo un director general de una empresa listada en el IPC.

Y entonces uno se pregunta: ¿por qué?
Podemos pensar que Trump es un racista, xenófobo, misántropo, a quien sólo le interesa velar por los intereses de la élite empresarial estadounidense, que lo incluye, y que no tiene la menor preocupación por los sectores que juró defender a cambio de los votos.

Y sí.
Y volvemos a la pregunta anterior. Entonces, ¿por qué, según este directivo, tiene 80 por ciento de probabilidades de ganar?
La respuesta: el mercado bursátil y los recortes fiscales.
El empresario que piensa que Trump tiene 80 por ciento a su favor lo explica de forma tajante.

En Estados Unidos la mitad de las personas están metidas en la Bolsa. Ellos manejan sus 401k (el equivalente a la Afore). Entonces, los recortes fiscales que aplicó Trump también les benefició a ellos y estarán muy preocupados por otras cosas, pero si les llegas a los bolsillos, a la mera hora votan por quien les dio.

No les importa el medio ambiente, no les importa la tolerancia ni la conciencia social.
Si a eso le sumamos que no hay un candidato demócrata que tenga la fuerza suficiente para hacerle sombra, parece que el camino está allanado.

LA BUENA:
Con Trump, los mercados bursátiles se ponen alegres, sólo hay que ver la cantidad de máximos históricos de Wall Street en la era de Donald.

LA MALA:
Así como se ponen felices, se espantan.
¿Llegarán otros cuatro años de Trumpadas? Eso lo veremos un paso a la vez.

Arturo Alavez / Analista económico