Marcial Maciel y el «golpe de Estado»

 
0 Me late
¡Gracias!

MORELIA, Mich. Integrantes de la Legión de Cristo, entre sus múltiples negocios turbios, heredados por su creador el pederasta Padre Católico Marcial Maciel Degollado, fabrican y venden armas de fuego, tratan de dar el “golpe” de Estado en México con la finalidad de que Felipe Calderón Hinojosa no hable tras caer en La Haya.
A fin de evitar que el expresidente Calderón Hinojosa, originario de Michoacán, no revele nombres del “innombrable” Carlos Salinas de Gortari, como el “jefe de jefes” de legionarios de Cristo y de Silvano Aureoles Conejo, actual gobernador del territorio tarasco que vio nacer a Maciel Degollado y tantos ilustres políticos, empresarios, jurisconsultos y sectas religiosas, profesionistas y profesionales narcomunicólogos, hombres y mujeres que cayeron en la red del mal al “orden oficial”, para tratar de acallar a periodistas independientes buscadores de la verdad, toda vez que Morelia es el centro de las entrañas del mal satánico que aqueja al país.
En la víspera electoral de 2015, el autor comentó a la entonces jefa de prensa del PRD Michoacán, Julieta López Bautista, que en la casa del innombrable, en 2014, el mismo Carlos Salinas de Gortari había asignado a Silvano Aureoles Conejo como nuevo gobernador de Michoacán para que cuidara su feudo, según comentaron labastidistas.
Durante la asignación de puestos, Julieta quitó a una maestra (el nombre nos lo reservamos) y literalmente obligó al entonces candidato del PRD al Gobierno de Michoacán, Silvano Aureoles a que la misma López Bautista fuera nombrada coordinadora de prensa en la campaña y de ahí en la actualidad sea la titular de la Dirección General de Comunicación Social del Gobierno del Estado. Durante la contienda se derrocho millones de pesos y Hacienda se hizo de la vista gorda, debido a que el Instituto Nacional Electoral (INE) no denunció tal malversación económica. Todo quedo entre los ricos y poderosos, ya que a decir del difunto Marcial: el mejor capital son los pobres.
A partir de la fecha de arriba, la jefa López mando a sus súbditos (empleados y sindicalizados) a hostigar y cerrar las puertas de la Sala de Prensa del Gobierno del Estado, ubicada en el centro de Morelia, al autor quien también ha sido objeto de robo en sus oficinas ubicadas en el fraccionamiento Villas del Pedregal (tierra sin Ley, -aunque se esté construyendo sede de la Guardia Nacional-), tras intentar denunciar este ilícito en la Procuraduría General de Justicia, la jefa de prensa Magdalena Guzmán Rosas, a grito sonoro como si estuviera influenciada por algún tipo de droga al estilo Julieta corrió de las instalaciones judiciales y amenazó con encarcelar a quien esto escribe.

El entonces procurador Martín Godoy (hoy muerto en accidente de helicóptero –aunque algunos de sus conocidos aseguran que todo fue una farsa y está vivo-), andaba siempre como enajenado y pues no podía acercársele ni el viento porque ahí estaba la jefa de prensa prohibiéndolo.
Todo habría sido revelado por uno de sus “súbditos” –así los trata Julieta-, quien con caguama de cerveza en mano y tomando a boca de jarro dirige su peleado puesto de comunicóloga para amenazar en demandar a los periodistas que se oponen a dar difusión a los boletines amañados generados por sus súbditos, ya que ella es la jefa y goza de toda impunidad en Michoacán.
Sin embargo, lo que en verdad trató a toda costa de ocultar Julieta y Silvano, es que fuera revelado el “Imperio del Mal” salinista con raíces michoacanas. Integrantes de los tres poderes de la Nación -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- partidos políticos, sector empresarial, Iglesia y más adoradores de satanás adscritos a la Legión de Cristo; en éstos seguramente están al que en su momento se denominó “manos de hule” Ernesto Zedillo Ponce de León –a quien impuso Carlos Salinas de Gortari, después que fue asesinado por un francotirador Luis Donaldo Colosio -, Vicente Fox Quesada –primer presidente extranjero en México y actual empresario de productos hechos con marihuana-, el mismo Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto del Mazo quien gobernó junto con el cartel del Golfo como Presidente de México y de ahí a la fecha se ensangrienta el suelo nacional con gran impunidad; aunque Andrés Manuel López Obrador hace y dice que todo esto acabará.
Es de mencionar que la revelación más asombrosa del poderío económico Legión de Cristo, es difundida en el libro del periodista y escritor Raúl Olmos, el cual ha dicho todo sobre el caso Maciel, al tiempo de abrir la cuestión: pero nada se ha publicado sobre las finanzas secretas de los Legionarios de Cristo: ¿cómo han mantenido su imperio económico? ¿A pesar de los escándalos de su fundador?, en qué actividades ilícitas han incurrido y, sobre todo, cómo han engañado a la gente con acciones lucrativas.
En la sinopsis de su libro, se afirma que es resultado de una profunda e impactante investigación de Raúl Olmos, periodista y exdirector editorial del periódico AM, el más importante del Bajío, quien ha documentado, tanto con datos oficiales como con testimonios inéditos el poder financiero de la que aún es una de las congregaciones religiosas más poderosas del planeta.
Asimismo, lo refuerza la historia publicada en el diario El País con fecha 2 de enero de 2019 (a un año de distancia), denunciando que el Vaticano ocultó (a la fecha) la pederastia de Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo metidos en 77 años hasta la médula del Sistema Político Mexicano.
El conocimiento público de los escándalos de pederastia en el seno de los Legionarios de Cristo, hasta entonces uno de los grandes movimientos del nuevo catolicismo, provocó que el Vaticano dictara, por fin, la llamada “tolerancia cero”, la consigna con que el cardenal alemán Ratzinger ganó el pontificado. No le hicieron caso y terminó renunciando al cargo, en un gesto sin precedentes en siglos.

Organización viva

El castigo a Marcial Maciel y su organización fue riguroso, aunque sin llegar a la extinción. Entre otras exigencias, además de la proscripción del fundador, los legionarios dejarían de festejar las diversas efemérides de Maciel; tendrían que dejar de llamarlo “nuestro padre” e ignorar su nombre en público; eliminar de sus centros todas las fotografías en las que estuviera solo o con Juan Pablo II, y dejar de vender sus libros. Hubo una excepción por respeto a la “libertad personal»: quien deseara conservar “de manera privada” alguna fotografía del fundador, leer sus escritos o escuchar sus conferencias, podría hacerlo, pero discretamente.
Con ese largo proceso de purgación y depuración, y eliminados los más estrechos colaboradores de Maciel, el Vaticano acaba de dar el visto bueno a los nuevos estatutos de la Legión, que les reconoce “canónicamente como Sociedades de Vida Apostólica de derecho pontificio” y como “una federación formada y gobernada colegiadamente entre los Legionarios de Cristo, las Consagradas y los Laicos Consagrados, con voto consultivo de los laicos, que se asociarán individualmente a la Federación”. Su órgano de gobierno se llamará Colegio directivo.
Lejos de perder asociados, durante la crisis la Legión ha crecido un 3%. Hoy son 21.300 miembros seglares, 526 consagradas, 63 laicos consagrados, 1.537 legionarios de Cristo y 11.584 miembros adolescentes en una organización llamada el ECYD. En su obra educativa (154 colegios, 5 academias internacionales, 14 universidades civiles y cuatro eclesiásticas), se forman 176.000 alumnos.
En España, gestionan el santuario diocesano de Nuestra Señora de Sonsoles en Ávila y cuentan con seminarios en Ontaneda (Cantabria) y Moncada (Valencia). También poseen la Universidad Francisco de Vitoria, en Pozuelo (Madrid); la red de colegios Everest y Cumbres; la organización Highlands; la cadena de centros Mano Amiga, y la agencia de noticias Zenit.
En 2006, como resultado de un proceso canónico interrumpido, la Santa Sede indicó el retiro de Maciel del ministerio sacerdotal. En 2009 saltó a la luz la noticia de que Maciel era padre de una joven española. A través de un comunicado en 2019, la Legión de Cristo reconoció las acusaciones de abuso sexual de al menos 60 menores por parte de su fundador.

Marco Antonio Zárate / Reportero freelancer