La tetera

 
0 Me late
¡Gracias!

Les pidió Lun Hu a sus discípulos que vieran el vapor de la tetera, intangible casi como el viento. Luego les mostró la nieve que cubría el campo, tan suave entre los dedos. Después les pidió que tocaran la dureza del hielos en que se había tornado el lago. Y finalmente les enseñó las linfas del arroyo, libres con el primer impulso de la primavera.

-Todo es agua- les dijo. El vapor y la nieve, el hielo y la corriente del arroyo parecen muy distintos, sin embargo son lo mismo. También el hombre comparte el mundo con criaturas que en nada se parecen a él: los insectos, los árboles, las aves los peces y los animales de la tierra.

Nos creemos muy distintos de todos esos seres, pero ellos y nosotros somos lo mismo: vida, y estamos hechos de lo mismo. Si pensamos en eso entenderemos mejor el mundo en que vivimos. Si lo aceptamos nos entenderemos mejor a nosotros mismos.