A la Niña de mi Sueño

 
0 Me late
¡Gracias!

… voy caminando por un pueblo de la montaña, la tierra humeda, dispareja, esquivando algunos obstaculos para no tropezar. El entorno es completamente nuevo para mi, no se donde estoy, no me importa, trato de ubicarme, pienso que como he viajado por varios pueblos de México facilmente podré saber donde, o aproximadamente donde me encuentro…
Los elementos de mi alrededor van tomando forma uno a uno, miro y observo cosas nuevas a cada momento. De mi mano derecha traigo agarrada a una niñita, debe de tener 4 años, su carita redonda, con su vestimenta tradicional, ¨tal vez chiapaneca.. …¨, ella mira con sus ojos gradotes, negros, profundos, tristes, pero ahora están alegres con una sonrisita especial. ah!!!, ya se!!!, estamos de paseo…. , empiezo a sentir un gran afecto por la pequeñita que camina con su paso firme y decidido hacia……. el mercado….. , que bien, muy bien !, vamos al mercado, me sujeta de la mano con firmeza, sin duda confía en mi y sabe que yo estoy bien grandote.
Ya vamos enfilados al mercado ¨del pueblo¨ , los 2 vamos entusiasmados, tal vez cada uno imaginando que podra ver, imaginar entre tantas cosas….., yo solo me dejo llevar por ese ser tan hermoso, con sus pasitos entre la multitud. Sus cachetes redondos, secos, con tierra. Su sonrisa que impulsa a ver que sigue….
Yo confiado, no pienso que hago ahi, son tantas las cosas que veo, lo que siento, que no hay tiempo para racionalizar nada. La nenita me agarra fuerte con su manita suave y me jala de aqui pa´lla y de alla pa´ca.
No platicamos, nuestro dialogo es obvio, miramos algo, nos reimos, nos miramos a los ojos como diciendo: jajaja , tienes razon, ¡ Ya viste eso??? … Asi paseamos un rato, mi atención empieza a fijarse cada vez mas en la nenita pequeña hermosa de cachetes redondos, ojos profundos de añeja tristeza, pero alegres. Me comienzo a preguntar, muy a la lejania: ¿Quién es?, ¿Quién soy?, ¿Dónde estoy???, ¿A dónde voy???. Todavía esas ideas son lejanas, mi centro es la caminata por el mercado, agarrar a la niña, ver que observa, incluso que siente….
De pronto la niñita se detiene frente a un lugar donde venden dulces de todos tipos, se para y no se mueve. Que bien, pienso yo, llego la hora de comprarle un dulcesito a esta persona tan importante.. .. que me ha paseado por tan bello lugar. Trato de ver a donde mira, para adelantarme al dulce que ella desea, una vez mas yo comienzo a pensar ¿Quién soy?, ¿Qué hago aquí?, al pensarlo, empiezo a ver más claramente la situación, miro mis huaraches sucios y rotos, mi machete, mi piel morena agrietada por los elementos, los arapos que traigo puestos. Veo que la carita de la niña comienza a cambiar, su breve alegria desaparece, veo el dulce que quiere, busco una moneda en mis bolsas, no hay nada….., somos muy muy pobres, la niña lo sabe, yo soy su padre; seguro los viajes al mercado siempre terminan asi…. Hoy sin embargo comenzo diferente, ambos traiamos la frescura inocente de los niños, yo no estaba atrapado en mi vida, ella me guio por unos momentos inolvidables. Ahora que un dulce hace la diferencia entre esa sonrisa y esa tristeza me cae todo el mundo de mi sueño como una amarga realidad. Con mis hijas he ido cientos de veces a pasear y comprar, algo que es a veces hasta rutinario, sin nada que nos de un gran asombro.
No despierto inmediatamente, trato de no moverme, de ver bien la cara de ¨mi hija¨ , tal vez un dia la encuentre, tal vez ese dia si le pueda comprar su dulce, volver a agarrarla de su manita y decirle: gracias por todo, gracias por enseñarme en un sueño de unos minutos todo lo que podemos hacer y que no vemos……. . gracias niña de ojos tristes, profundos y de la mano suave y tierna…… ……… .. como la de una madre…….