La Mujer

 
0 Me late
¡Gracias!

La Mujer
Yo soy distinta.
Yo soy la mujer,
por antonomasia.
Yo soy el hielo
y el fuego,
en una sola esencia.

Mi mirada corta, hiere,
mata, duele,
asesta, quiebra,
subyuga,
perfuma, endulza,
besa, ríe,
envuelve,
enamora,
decide.

Mi silencio grita, canta,
redime, destruye,
palpita, suspira,
dictamina,
conspira,
vence.

Mi boca enmudece y
callan todos los aleteos y los trinos.
Mi voz es sonido perfecto
de lo lejano
tan cercano e inasible.

Mis brazos son dos espadas,
son dos enredaderas,
son dos remos,
son dos anclas,
son dos banderas,
son dos alas,
son dos mareas,
son dos tinajas de vino y frutas.

Soy la luna y soy el sol.
Soy la tierra y soy el cielo.
Soy el oro y soy la plata.
Soy cascada y espejo de agua.
Soy bosque y soy llanura.

Soy desierto y selva húmeda.
Soy mar , soy río y piedra.
Soy pasto seco y fresca hierba.
Soy de aire y soy de agua.
Soy el frío en las venas.

Camino sin dejar rastro.
Vuelo sin dejar estela.
Voy cortando el viento a mi paso.
Voy abriendo la tierra que me espera.

Juana, tengo tu fiereza.
Eva, tengo tu curiosidad.
Alfonsina, tengo tu melancolía.
Cleopatra, tengo tu inteligencia.
Julieta, tengo tu juventud.
Helena, tengo tu belleza.
Venus, soy tu hermana.

Y tú guerrero, lucha,
mata, resiste,
sangra, conquista,
hiere, clava,
asesina, desgarra,
magulla, acecha,
pelea, aniquila,
extenúate,
gáname,
consígueme.

Y sólo así diré,
Yo soy la mujer,
hombre,
que dejó que la amaras.

Ven
y descansa a mi lado,
que yo también
estoy cansada.