El clero y la ultraderecha redoblan sus esfuerzos

 
0 Me late
¡Gracias!

KAOSENLARED.NET
PRINCIPAL
América Latina – México – Antiglobalización – Opinión – Solidaridad
El clero y la ultraderecha redoblan sus esfuerzos
La jerarquía católica y la ultraderecha internacional, apoyadas por el gobierno fecal y los medios de comunicación a sus servicio, redoblan sus esfuerzos para destruir el estado laico, perseguir a los disidentes y encarcelar a las mujeres que aborten.
Edgar González Ruíz (Para Kaos en la Red) [25.02.2008 20:04] – 7 lecturas – 0 comentarios

ampliar
El clero contra las mujeres

La derecha contra México:

Injerencia clerical y extranjera

Edgar González Ruiz

Sintiéndose dueños de un poder absoluto, por el apoyo que reciben de autoridades derechistas y de muchos medios de comunicación, jerarcas católicos como Norberto Rivera, han retomado un activismo agresivo contra el estado laico y contra los derechos de las mujeres.

Al mismo tiempo, es cada vez mayor y más evidente la injerencia de la ultraderecha internacional en asuntos que sólo competen a los mexicanos, e incluso a los capitalinos, como es la despenalización del aborto en la ciudad de México.

También ha ensoberbecido a Norberto y a su séquito el respaldo mediático y gubernamental de que disponen para perseguir a sus críticos y a los disidentes de las doctrinas católicas, al grado de que el Arzobispado fomenta el odio y la discriminación contra iglesias minoritarias, como la de la Santa Muerte, y actúa judicialmente contra la gente que se ha atrevido a cuestionarlo fuera de la Catedral.

Paradójicamente, Norberto ha acusado en los juzgados a quienes lo critican, nada menos que de “discriminarlo” por ser católico; a la vez que su vocero, Hugo Valdemar, se ha burlado de las quejas que por discriminación ha formulado la Santa Muerte contra el Arzobispado.

Si las mujeres en edad reproductiva no defienden el derecho que ahora la ley les reconoce en la ciudad de México, de abortar libremente, pueden perderlo por la persistencia del activismo clericaly por el apoyo que este recibe del PAN y del gobierno federal.

Por si fuera poco, el clero está pidiendo modificaciones constitucionales para acceder a cargos de elección popular y para imponer la educación católica en las escuelas públicas.

Chachalacas con sotana

Desde 1992, cuando el gobierno mexicano, encabezado por Salinas de Gortari reanudó relaciones con el Vaticano, previa modificación del marco constitucional de las iglesias, el clero ha llevado a cabo un activismo sin freno para intervenir en los diferentes aspectos de la vida institucional y para oponerse a las libertades individuales.

Sólo las protestas populares de 2006 y 2007 y el ostensible rechazo de una gran parte de la sociedad, al igual que de intelectuales y líderes de opinión que han asumido la defensa del estado laico, lo mismo que o­nGsy hasta minorías religiosas, pudo moderar un poco la prepotente actitud clerical.

Pero ahora, el clero se siente de nuevo con el apoyo necesario para reanudar su abierto activismo político, luego de que algunos medios trataran de fomentar el rechazo de la sociedad capitalina hacia la despenalización del aborto, tomando como pretexto el reciente caso de una adolescente que murió por un aborto legal mal practicado.

Tales casos de negligencia médica son lamentables, pero mucho mayor es el riesgo que cualquier mujer, en especial las de bajos recursos, corre al practicarse un aborto clandestino, pese a lo cual el clero se niega a apoyar la despenalización y busca encarcelar a las mujeres que aborten.

A la fecha, se han practicado exitosamente alrededor de 6 mil abortos legales en la ciudad de México, salvado a todas esas mujeres de embarazos no deseados, que anteriormente representaban para ellas dramas de vida o muerte, cuando el aborto estaba penalizado.

Retomando su odioso papel de chachalaca con sotana, del cual prudentemente se había alejado, el arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, calificó el pasado domingo de “abominables” las prácticas de esterilización y aborto, que a veces de manera programada “se cometen contra las mujeres más pobres”.

Durante la misa del tercer domingo de Cuaresma, donde al final de la celebración se entonó el Himno Nacional con motivo del Día de la Bandera, Rivera criticó demagógicamente a la “sociedad consumista y hedonista”.

Por lo menos desde 1997, la jerarquía ha intensificado su activismo político en fechas como el Día de la Bandera, desafiando las tradiciones del laicismo mexicano, y en un mes donde hay otras efemérides que no son del gusto de la derecha, como el 5 de febrero, Día de la Constitución, y la conmemoración del 22 de febrero, muerte de Francisco I. Madero, quien fue derrocado con el apoyo de la jerarquía católica, que se identificó con el dictador Victoriano Huerta.

Por su parte, el vocero de la arquidiócesis primada de México, Hugo Valdemar, dijo que “sería sumamente saludable echar abajo” las reformas el Código Penal capitalino, que despenaliza el aborto, y refirió que, con datos de una encuesta encargada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), se sabe que esa ley es “antipopular”, pues 70 por ciento de los mexicanos rechazan el aborto.

“Una contrarreforma sería una gran alegría, no sólo para la Iglesia católica, sino también para mucha gente”, dijo el presbítero, al comentar los resultados de una encuesta “muy seria” divulgada por la CNDH.

En su empeño por castigar a las mujeres que aborten, el clero y el PAN han contado con José Luis Soberanes, abogado católico que encabeza la CNDH y que forma parte de un grupo de juristas latinoamericanos que s e oponen al estado laico, el llamado “Consorcio Latinoamericano de Libertad Religiosa”.

Asimismo, el llamado Colegio de Abogados Católicos de México, que defiende los intereses del Arzobispado, está proponiendo establecer el
derecho a votar y ser votados para los curas para que puedan ocupar
cargos públicos en los poderes Ejecutivo y Legislativo, al igual que permitir educación religiosa en escuelas públicas.

Para ello, los autodenominados Abogados Católicos plantean al Senado que se modifiquen los artículos tercero, 24 y130 de la Constitución para que se termine con la prohibición de la enseñanza religiosa en las escuelas y se autorice la participación de los ministros de culto en la actividad política del país.

Reaccionarios extranjeros

Como parte de las campañas del clero y la derecha contra el aborto, el 23 y 24 de febrero en Mexicali, se llevó a cabo el Séptimo Congreso Vida y Familia, donde personajes como el exmandatario polaco Lech Walesa y el abogado argentino Jorge Scala,se pronunciaron contra del aborto y criticaron su despenalización en el DF.

Se trata de una injerencia de extranjeros en asuntos que competen sólo a México y específicamente a la ciudad de México, donde el clero y sus aliados quieren hacer prevalecer la persecución contra las mujeres que abortan.

Esa intromisión ha sido promovida desde la época de Juan Pablo II, por instancias del Vaticano como el llamado Consejo Pontificio para la Familia, y por coaliciones internacionales de la ultraderecha, como Vida Humana Internacional, con sede en Miami.

En los 90, Norberto Rivera, el panista José Luis Coindreau, Jorge Serrano Limón y otros personajes de la ultraderecha mexicana participaron en eventos y redes antiabortistas internacionales, junto con activistas latinoamericanos de la misma filiación, como Jorge Scala y como el nicaragüense Humberto Belli, quien ha estado apoyado por Tomas Monaghan, caballero de Malta y exdueño de Pizzas Domino.

A la fecha, peligrosamente, se está imponiendo en México una doble moral, donde los empresarios y medios oficialistas, y hasta dependencias del gobierno, reaccionan en forma furibunda cuando algún personaje de la izquierda, sobre todo del gobierno venezolano, hace cualquier observación sobre el país, pero son complacientes con la injerencia derechista que en este caso busca perjudicar a las mujerescapitalinas, evitándoles el acceso al aborto legal.

Esto ocurrió recientemente, cuando el embajador de ese país informó a su gobierno del financiamiento de Lorenzo Servitje, patriarca del grupo Bimbo, a la ultraderecha, hecho bien conocido en México, pero ahora esos sectores admiten la intervención de extranjeros derechistas contra las leyes capitalinas.

Por el contrario, en el caso de Walesa, en lugar de cuestionar su injerencia en los asuntos mexicanos, las autoridades locales le dieron las llaves de la ciudad y pusieron a su disposición guardias de seguridad de la Policía Estatal Preventiva de Baja California, a pesar de que Walesa trajo a sus propios guaruras.

Propagandista de las ideas de la jerarquía católica contra los derechos sexuales y reproductivos, el mencionado Jorge Scala forma parte de un activismo internacional al que pertenecen también personajes como Jorge Serrano Limón, el cuestionado dirigente antiabortista de la extinta organización Provida, así como activistas de la ultraderecha centro y sudamericana.

En el evento estuvo prevista también la participación de Serrano Limón, quien actualmente dirige la organización Cultura de la Vida, con la ponencia titulada -“La Respuesta Pro-Vida ante la legalización del aborto en la Ciudad de México”.

Tanto Serrano Limón como Scala participan en los proyectos de Vida Humana Internacional, con sede en Miami, que a su vez es la rama latina de la organización ultraderechista Human Life International, fundada en Estados Unidos en los años 80.

El grupo Provida ha impulsado en México los proyectos de VHI y de HLI, mientras que Scala ha sido “ coordinador para el interior de la Argentina de HLI”,

Fundada en los años 70, durante más de dos décadas Provida amagó a las mujeres que abortan y a los médicos que las ayudaban; el año pasado, luego de la despenalización en el DF, Serrano Limón intentó poner en marcha protestas contra las clínicas que practican abortos, al estilo de los actos que en Estados Unidos llevan a cabo grupos violentos de la ultraderecha. El proyecto fracasó ante la falta de apoyo popular, pero grupos conservadores, así como el PAN y la jerarquía católica siguen empeñadas en anular esa conquista de las mujeres.

Cabe destacar que personajes como Scala representan un oscurantismo que deriva de la falta de un estado laico en naciones de Latinoamérica, realidad a la que México fue ajeno durante mucho tiempo.

Por ello, Scala difunde materiales donde critica a las organizaciones que promueven el control de la natalidad y los derechos sexuales, y a los grupos feministas, y donde se opone no sólo al aborto, sino a los anticonceptivos, a la prevención del sida mediante el condón, a la educación sexual, e incluso al divorcio, legalizado en México desde 1914, mediante un decreto que en ese tiempo emitió Venustiano Carranza, con la oposición del clero y de los sectores reaccionarios de esa época.

Asimismo, Scala, quien en el evento de Mexicali rechazó la despenalización del aborto en México, desde hace años lleva a cabo una propaganda agresiva y discriminatoria contra los disidentes de las doctrinas católicas, como son los homosexuales y las organizaciones que defienden sus derechos.

En su libro IPPF, la multinacional de la muerte, dedicado a atacar a la Federación Internacional de Planificación Familiar, y publicado en 2005 San José, Costa Rica, por la editorial Promesa, que dirige Helena Ospina, militante del Opus Dei, Scala se refiere despectivamente a los homosexuales y a las organizaciones que actúan en su defensa.

Dice que “se disfrazan de víctimas, cuando son victimarios; y reivindican privilegios… Su agresividad y peligrosidad van in crescendo”; niega que los homosexuales sean personas como las demás,, y alega que “más allá de múltiples consideraciones de otro tipo –como la degradación moral, los vicios que trae habitualmente anejos esa conducta, la inmadurez psicológica que habitualmente la acompaña, etc…. La homosexualidad es una actitud radicalmente antisocial. El homosexual es el antisocial por antonomasia. En efecto, la especie humana necesita la procreación para subsistir”. (páginas 87 y 88)

Por otra parte, hay que recordar que Walesa, junto con el fallecido pontífice Juan Pablo II, participaron en la estrategia estadounidense para acabar con el bloque socialista, junto con los ideales de igualdad y justicia social que encarnaba.

Walesa, quien para derrocar al gobierno socialista encabezó el movimiento Solidaridad,se jactó de que durante su mandato persiguió a las mujeresal grado de vetar una ley donde los congresistas aprobaban el aborto.

Walesa, que fungió como principal invitado en el evento antiabortista, que tuvo lugar en el teatro del estado, impartió dos conferencias en su papel de figura emblemática del anticomunismo mundial: “El triunfo ciudadano frente al totalitarismo” y “El paso del comunismo a la democracia: Una nación reconstruida con valores”, programadas, respectivamente para los días 23 y 24 de febrero, nada menos que el día de la Bandera Nacional.

El exmandatario polaco alternó con el ultraderechista español Benigno Blanco, quien encabeza el llamado Foro Español de la Familia, organización que en ese país lucha contra el gobierno de la izquierda y en especial contra el estado laico y contra las libertades individuales,

También alternó con la canadiense Mary Halpine, presidenta de la Alianza Mundial de la Juventud (World Youth Alliance), organización conservadora con sede en Nueva York, que busca influir en la Organización de las Naciones Unidas.

La World Youth Alliance(www.worldyouthalliance.org) ha contado con el apoyo de los gobiernos panistas y es una de las organizaciones que promueven el llamado Día Internacional de la Familia; en octubre de 2005, dicho grupo llevó a cabo un congreso al que estuvo invitado el entonces secretario de Gobernación Carlos Abascal, además de que ha tenido el respaldo de la SER para sus proyectos.

En España, la WYA y Red Familia, grupo mexicano creado en el 2000 e impulsado por Ana Teresa Aranda, al lado de grupos estadounidenses como UFI (United Families Internacional), que apoyan las políticas antiabortistas de Bush, estuvieron participando en protestas contra la legalización del matrimonio homosexual.

Uno de los principales proyectos de la WYA es entrenar a jóvenes para defender las posiciones conservadoras en foros e instituciones internacionales, especialmente en la o­nU, para ello, llevan a cabo “desde sesiones especializadas de un día, hasta internados de tres meses en Nueva York”.

La injerencia de ese tipo de grupos es muy peligrosa y va más allá de la polémica candente sobre asuntos como la eutanasia, la clonación o el aborto, pues su acción, como la de muchos otros grupos abierta o vergonzantemente religiosos, busca recabar apoyos y simpatías para las tendencias ultraderechistas del gobierno estadounidense que ha establecido una alianza con el Vaticano con base en una agenda común de represión sexual y oposición al laicismo.

La forma de actuar de WYA es típica de otros grupos conservadores y recurre a prácticas fraudulentas para ocultar sus propuestas y su verdadera fuerza numérica. Con un lenguaje abundante en frases sobre la “dignidad de la persona” y de “la vida”, enmascaran su discurso religioso, contra el aborto, la clonación, la diversidad sexual, etc, y luego piden firmas donde simplemente se manifieste estar de acuerdo con esos planteamientos vagos y eufemísticos, con lo que ya se considera que el firmante es “miembro” de WYA.

En Mexicali, otros conferencistas expusieron argumentos trillados del activismo católico contra el aborto; por ejemplo, que le produce a la mujer incurables secuelas psicológicas (lo cual está refutado por las miles de mujeres que abortan, legal o ilegalmente, sin sufrir esos daños), o que “el aborto es un negocio”, lo queen realidad ocurre sólo cuando es ilegal, pues los médicos tienen que practicarlo con riesgo de perder su libertad, pero no cuando se despenaliza.


Publicado por Edgar González Ruiz para La guarida del nagual el 2/25/2008 01:13:00 PM