Izquierda por la definición

 
0 Me late
¡Gracias!

La demanda de contar voto por voto ya no es suficiente para aglutinar a todos los sectores necesarios para lograr integrar a las fuerzas de la izquierda mexicana en un proyecto común, por lo que la coalición Por el Bien de Todos plantea retomar demandas específicas de diversos sectores para apuntalar su protesta electoral.

Ricardo García Hernández, diputado local electo por Álvaro Obregón explicó que la intención de Andrés Manuel López Obrador y su equipo es retomar temas como el campo, la educación, los derechos civiles, etc. para ampliar el rango de acción de sus demandas.

Voto por voto por la educación, por el campo, por los derechos civiles, son las consignas que se avecinan para buscar integrar a los cuadros de otras organizaciones como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) o a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Pero la apuesta no termina ahí, indicó el asambleísta electo del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, “aunque algunos integrantes de La Otra Campaña del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), participan en la Asamblea Permanente, la intención es integrar sus demandas en una gran coalición de izquierda”.

Sobre el particular, Jorge Lofredo, especialista en guerrillas del Centro de Documentación de los Movimientos Armados (Cedema) explicó que para estas organizaciones las elecciones son tan sólo un momento específico de una coyuntura determinada; sin embargo, advirtió que esta movilización popular es un espacio donde también pueden articularse los intereses sociales: instancia recurrentemente reivindicada por todos los grupos, como la “unidad de los de abajo”.

“Esta reafirmación de la vía política (destacar la movilización por sobre la necesidad de acciones armadas) vuelve a ponerse de manifiesto, al momento de no volverse funcionales a la calificación de amenaza a la seguridad nacional ni promotores de hechos violentos”, indicó el analista.

Cada escrito de los grupos guerrillero, indicó, refleja una posición que busca ubicarse a la izquierda de lo que representa el PRD que marca aún más la distancia entre la izquierda sistémica y revolucionaria.

La disyuntiva para La Otra Campaña, explicó Lofredo, es que desde su perspectiva la vía legal nunca será conducente para las aspiraciones revolucionarias y, a partir de sus análisis, ésta muestra signos de agotamiento: Atenco descubrió la respuesta represiva del Estado a la vez que la radicalización de otros sectores sociales y populares (no clandestinos ni armados) se vislumbran tanto como una respuesta al conflicto postelectoral, así como la inviabilidad de los métodos pacíficos y legales.

“Mientras tanto, la actitud de los grupos eperristas está de acuerdo a la forma de acción y actividad que vienen manifestando en estos últimos años: una posición radical e igualmente testimonial, posicionándose políticamente ante cada coyuntura y conflicto y enarbolando la idea revolucionaria, ya no como posibilidad sino como necesidad y única vía para el cambio social en México”, agregó el especialista.

Según el asambleísta, los operadores políticos del Partido Acción Nacional (PAN) han buscado a los dirigentes de la coalición, como Alberto Anaya y Jesús Ortega, para negociar con ellos “bajarle” de intensidad a las movilizaciones y a los actos de protesta.

“Algunos grupos como los ‘chuchos’ ya se sienten pagados con los cargos de gobierno que les tocó, por lo que no tienen empacho en proponer la negociación con un eventual gobierno federal encabezado por el PAN”, indicó.

Empero, García Hernández indicó que la movilización popular ya rebasó a los partidos políticos, situación que facilita la integración de un amplio movimiento de izquierda y mantener la protesta popular independientemente de las ambiciones políticas de algunos grupos.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 8/01/2006 01:12:00 AM