He aquí el amor

 
0 Me late
¡Gracias!

He aquí el amor.

Repito:
He aquí el amor.

Pero mejor hablaremos de esta puerta.

Una puerta es una puerta

A la que yo golpeo día y noche,
a la que yo golpeo día y noche,
a la que yo golpeo día y noche.

Y aunque nadie responda,
y aunque nadie responda,
y aunque nadie responda,
el aire es el aire de todos los días,
las plantas son verdes como siempre,
y el mismo cielo esférico me envuelve
lunes, martes, miércoles, jueves, viernes,
sábado y domingo.

¿Pero, qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?

En cambio, esta puerta es indudable,
por ella entro y salgo día y noche
hacia los verdes campos que me esperan,
hacia el mismo cielo esférico y perenne.

¿Pero, qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?
¿Qué puedo yo decir del amor?

Mejor sigo hablando de esta puerta.

Jorge Eduardo Eielson – Lima, 1921


Publicado por Bloger Landía para La guarida del nagual el 3/16/2007 04:02:00 PM