Miércoles contra la ausencia

 
0 Me late
¡Gracias!

Entre las ovilladas veredas de mis lunas
he intentado otro ronroneo
más en contra de todas tus ausencias.

Y es que aún maúllo
ante el zapato absurdo de las horas.
ay, loco gato de tus abandonos,
ronroneando rencores y excesivos espejos,
que entrelazando a Dios
con mi rara cola de asombros,
aún, sí, aún te extraño.

¡Cuántas piedras has tirado en contra del silencio
de este miércoles sin techados!
¡Cuántas piedras en contra de este viejo felino,
que votivo de espejos te maúlla todavía,
que enjaulado entre tus lunas ronronea
ausencias para siempre!

Gerardo Madrigal