José Luis Calva Zepeda, El Caníbal (3)

 
0 Me late
¡Gracias!

David Saúl Vela
(Texto publicado en Diario Monitor)

Especialistas de la procuraduría capitalina han establecido, mediante estudios comparativos, que las víctimas de José Luis Calva Zepeda, El Caníbal, presentaban amplias similitudes físicas.

Los peritos determinaron también que pese a que ninguna de ellas tenía relación personal entre sí, todas reúnen un mismo perfil en cuanto a su nivel cultural y estado laboral, económico y social.

De hecho, dos de ellas eran empleadas de una farmacia, al igual que lo era una de las dos sobrevivientes que han aparecido hasta ayer. Con todas tuvo relación sentimental tras conquistarlas con poemas y rosas.

“Entre las víctimas, hasta el momento, no hemos establecido una relación, es decir una red de vinculo entre ellas, evidentemente este sujeto buscaba mujeres con ciertos patrones con ciertos niveles culturales y económicos.

“Lo que sí tenemos establecido es que entre ellas había una gran similitud física, incluso servicios periciales hizo un comparativo”, refirió Rodolfo Rojo, perito en Jefe de la procuraduría capitalina.

Según las procuradurías del Distrito Federal y del Estado de México, son cinco las víctimas a la que Calva Zepeda asesinó, descuartizó y abandonó sus restos en distritos puntos de la zona metropolitana.

Dos de ellas, sin embargo, aún no han sido identificadas pues sólo se encontró parte del cuerpo mutilado, no así las cabezas. Una de los cuerpos, incluso, tenía las yemas de los dedos cortadas para evitar su identificación. Las restantes están plenamente identificadas.

Se trata de Alejandra Galeana Garabito, una madre soltera de 32 años, quien mantuvo una relación de poco menos de dos meses con el aprendiz de poeta y escritor.

El cuerpo desmembrado de esta mujer fue encontrado, el pasado 8 de octubre pasado, día en que fue detenido Calva Zepeda, en el interior del departamento 198, interior 17, de la calle de Mosqueta, en la colonia Guerrero.

Según presunciones de la procuraduría capitalina, hechas con base en peritajes, Calva Zepeda habría cometido antropofagia con el cuerpo de esta mujer, pues parte de su carne fue cocinada y servida como manjar.

Ella trabajó en una farmacia, ubicada en la colonia Guerrero, cerca de la casa de Calva Zepeda, y fue cautivada por éste mediante sus poemas y rosas que le llevaba todos los días.

La otra de las víctimas es Verónica Consuelo Martines Casarrubio, una madre soltera de 31 años con la que vivió unos ocho meses, aproximadamente y a quien asesinó en abril del 2004.

Verónica Consuelo, también empleada de una farmacia, fue desmembrada y su cuerpo encontrado el 28 de abril del 2004, en el municipio de Chimalhuacán, estado de México.

La última de sus víctimas, es una mujer que presuntamente se dedicaba a la prostitución. Aunque sólo se sabe que la apodaban La Jarocha, los peritos de la procuraduría capitalina detectaron un parecido físico con las otras dos mujeres.

De hecho, lo que establecieron los peritos es que no sólo en el rostro era el parecido, sino que eran similares anatómicamente.

Con base en esta conclusión, la dependencia capitalina busca establecer la identidad de las dos mujeres que aún están en calidad de desconocidas.

“Dentro de la tipología criminológica, se considera tal a aquel que ha matado por lo menos a tres personas en un período prolongado y sólo por placer. Los asesinos seriales se caracterizan, fundamentalmente, por actuar con periodicidad reiterando la forma de asesinar y eligiendo entre sus víctimas a aquellas con determinadas
características, sea por su sexo, edad, color de pelo, etc.”

Fuente : Diccionario Técnico de Psicointegración


Publicado por Sr. nagual para La guarida del nagual el 11/01/2007 02:47:00 AM