“Soy investigador, no vocero del eperrismo”

 
0 Me late
¡Gracias!

-¿Eres el vocero del EPR? -le pregunta la reportera a bocajarro.

-¡No lo soy! ¡Soy un investigador obsesionado con el tema! Somos una biblioteca virtual y como tal el bibliotecario no tiene la culpa de lo que está escrito en el libro -responde categórico el argentino, de 44 años de edad, Jorge Lofredo, cuya página de internet www.cedema.org (Centro de Estudios de los Movimientos Armados) reúne la mayor cantidad de comunicados de guerrillas vigentes de América Latina, sobre todo de México, especialmente del Ejército Popular Revolucionario (EPR), con el que mantiene contacto vía cibernética.

En el número que está por circular de la revista Gatopardo, la reportera mexicana Laura Castellanos viajó hasta Buenos Aires, Argentina, para entrevistar a este enigmático personaje, que ahora está siendo investigado por la Interpol, a solicitud de la Procuraduría General de la República (PGR) de México, para conocer sus nexos con los grupos subversivos del país que el 5 y 10 de julio, y más recientemente el lunes pasado, hicieron detonar artefactos explosivos en ductos de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con Castellanos, hasta 1999 Lofredo era un tímido contador del Banco Central, clasemediero, sin gran conocimiento político, que había cursado la educación básica en escuelas privadas de su país, hasta que comenzó a estudiar en las noches la carrera de Ciencia Política y comenzó a tener contacto con el tema guerrillero latinoamericano.

De manera especial estudió al EPR, conocido públicamente desde 1996, pues le parecía una guerrilla auténtica.

Vino a México a principios de siglo y se enamoró del país, de su exotismo, de sus avenidas como el Paseo de la Reforma y de su cultura, tan fuertemente simbolizada en una plaza como el zócalo de la ciudad de México.

“Yo no pedí nacer en Argentina”, dice, renegando un tanto de su país natal al que encuentra aburrido.

Prefiere a Rulfo que a Borges y le va a selección mexicana de futbol cuando juega contra Argentina.

Desde entonces año con año viajó en sus vacaciones a México. Recorrió el sureste, Chiapas, Campeche, Guerrero y sobre todo Oaxaca, donde se hizo colaborador honorario del semanario de izquierda La Hora de Oaxaca, en el que escribe semanalmente sobre el EPR y recibe un pago simbólico.

En 2003 de plano rompió con familia, novia y trabajo y se instaló en México, donde vivió siete meses, “hasta que su visión idealizada del país se colapsó: en una terminal de autobuses de la capital mexicana le robaron su dinero, documentos, la computadora portátil”.
Su novia, Verónica Castex, le pagó el avión de regreso.

Sin dinero, sin trabajo y de regreso en Buenos Aires, Lofredo se asoció con el español Eudald Cortina, de Valencia, España, con quien comparte información que juntos habían logrado reunir, de manera separada, sobre movimientos armados en Latinoamérica.

En febrero de 2005 se fundó el Cedema, un sitio web de consulta gratuita donde encontró el espacio donde verter sus 20 discos de información latinoamericana candente, “porque no estábamos hablando de poesía o de novelas sino de grupos clandestinos armados, de guerrilleros que buscan con diferente intensidad tomar el poder”.

Poco a poco las organizaciones y armadas dieron con ellos y comenzaron a enviarle sus comunicados, entre ellos el EPR. Lofredo no sólo los compila y publica, los analiza.

Ahora sigue esperando tener dinero para venir a México y transcurre su vida normal en su departamento de la bonaerense Villa Urquiza.

(Alejandro Jiménez/El Universal/ 12/09/2007)

Publicado por Toni Balú para La guarida del nagual el 9/12/2007 06:10:00 PM