Debate marca ACME

 
0 Me late
¡Gracias!

Como una serie de monólogos paralelos, sin profundidad, en que los candidatos presidenciales buscaron desacreditar a sus adversarios en lugar de presentar soluciones concretas a los problemas ni escuchar a sus interlocutores, calificaron los analistas de MONITOR al debate televisivo de ayer.
Durante la transmisión de El Debate del Debate, como parte de la serie La Contratación, difundida por MONITOR y Canal 52MX, los analistas Denise Dresser, Rosa Niesvisky, Miguel Ángel Granados Chapa y Víctor Gordoa, quienes coincidieron en que el que la emoción proyectada por los candidatos no correspondió con la dramatización del debate.

“Fue un debate que no existió en realidad, Felipe Claderón fue con la consigna de no debatir, con frecuencia no respondió a las acusaciones de Roberto Madrazo, sino con la consigna de exponer mensajes reiterativos a lo largo de su exposición relacionados con la continuidad, apelando a los electores indecisos que ha cautivado.

“Mientras, Madrazo parecía un pugilista al que nadie le contestaba los golpes, que los propinaba una y otra vez de manera deshonesta, una idea con la que llegó independientemente de lo que dijera su adversarios. Entonces el debate no se dio, fueron tomas de posición y de postura independientes de quién estaba en el podium de a lado”, explicó Dresser.

Una puesta en escena, en la que se visten para una representación más que para un interlocución, opinó Granados Chapa, quien sostuvo que no hubo propuestas específicas para la solución de los problemas planteados, “en el mejor de los casos de hacen descalificaciones pero no se hace a profundidad, lo que provoca que estos monólogos pocos productivos hubieran aburrido al publico si hubieran sido cuatro”, expresó.

En su oportunidad, Víctor Gordoa caracterizó a los candidatos presidenciales como personajes de series de dibujos animados: Roberto Campa representó a Sam Bigotes, el personaje que salió a golpear y a provocar a sus contrincantes; Patricia Mercado representó a Blanca Nieves, pues –dijo el experto en imagen– este miércoles cuando la candidata se mire al espejo, éste le contestará que es la mas bella de todo el país.

Roberto Madrazo Pintado, desde la perspectiva de Gordoa, representó en el debate al Coyote, socarrón y astuto que persigue al Correcaminos, le pone trampas que le explotan antes de conseguir su objetivo, por lo que consideró que Felipe Calderón, representa al dibujo animado que pone en aprietos al mamífero.

En opinión de la psicóloga Rosa Niesvisky, los candidatos carecieron de espontaneidad al expresar sus movimientos y buscaron llamar la atención de los espectadores hablando directamente a la cámara, pero con falta de credibilidad y emoción en su discurso. “Como que aprendieron a recitar poesía en la escuela por la sintaxis estudiada con la que se manejaron”, opinó la especialista.

Los analista coincidieron fue en que parte fundamental del “supuesto debate” –como lo calificaron– fue atacarse mutuamente y la única que retomó las propuestas de los otros candidatos fue Patricia Mercado.

Entre los rasgos negativos que vieron entre los candidatos fue la actitud de menosprecio, “déspota y displicente” de Roberto Madrazo Pintado, a quien vieron nervioso y no supo exponer con claridad sus propuestas.

En tanto, consideraron que a Calderón le podría beneficiar marcar su distancia con el foxismo y la la simplificación del lenguaje, como cuando redujo su propuesta en materia laboral a la frase “empleo” que repitió constantemente y permanecerá en la memoria colectiva.

Los especialistas observaron que durante el debate presidencial hubo seis alusiones al candidato de la Alianza por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, situación que consideraron como una estrategia favorable para sus respectivas campañas, pues sólo lo mencionaron para señalar su inasistencia al debate.

Esta situación, señalaron, revela que quizá fue un error para el tabasqueño no haber asistido al debate, pues no consideró que los 10 puntos de ventaja que llevaba se han evaporado a la luz de una campaña negativa y eficaz del Partido Acción Nacional, aunada a la incapacidad de respuesta del perredista.

Aunque señalaron que si bien es una buena estrategia que el candidato que lidera en las encuestas no asista a un debate de esta naturaleza, el PRD no consideró que en este momento las diferencias entre los contendientes comenzaron a disminuir, por lo que la estrategia debió cambiar, pues da una imagen negativa del tabasqueño.

Los analistas consideraron que el anuncio de que López Obrador vería el debate desde su domicilio en Copilco, proyecta una imagen negativa como flojera, que tuvo miedo o que no estaba bien preparado para asistir al encuentro.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 4/26/2006 01:42:00 AM