Se pinta de tricolor el PRD

 
0 Me late
¡Gracias!

Por Arturo Ortiz Mayén

Dirigentes, diputados y cuadros del PRD alertan sobre el futuro de su partido ante las imposiciones de Andrés Manuel López Obrador en las listas de candidatos y la inclusión de aspirantes del priismo que nada tienen que ver con los proyectos del sol azteca. Por su parte, analistas consideran que López Obrador prepara dentro del PRD la refundación del PRI.
Francisco Saucedo, diputado federal y uno de los fundadores del PRD, advirtió que los candidatos y el proceso interno del partido no responden a las expectativas porque “se ha defigurado por completo el proceso, se ha desdibujado por completo el partido y se está anunciando una crisis de credibilidad ante la sociedad”, dijo.
Consultados por Diario Monitor, los perredistas Camilo Valenzuela, Francisco Saucedo, Pablo Gómez y Armando Quintero, así como el ex perredista Marco Rascón advierten del desdibujamiento del partido y el peligro de que arribistas del priismo se enquisten en su estructura.
“El problema –señaló Francisco Saucedo — es que ya no sabemos cuál es el proyecto que estamos defendiendo, no tenemos una definición y eso se va notar con los que lleguen al Congreso en la siguiente legislatura”.
Producto de una escisión del tricolor así como de la mezcla de las más diversas agrupaciones de la izquierda, el de la Revolución Democrática enfrenta a decir de analistas, académicos, ex militantes y algunos líderes perredistas un momento de definición que estaría marcado por el arribo de cuadros priistas que se han apoderado del partido y han desplazado a las bases.
La amalgama de fuerzas que es el PRD, caracterizada en esta etapa por el pragmatismo que ha abierto las puertas a aquellos que en su momento fueron enemigos, ha reabierto el debate acerca de una nueva refundación del PRI, que tuvo como antecendetes al Partido Nacional Revolucionario (PNR), al Partido de la Revolución Mexicana (PMR).
Sacrificio necesario
Camilo Valenzuela, presidente del Consejo Nacional del PRD, reconoció en entrevista que, en aras de consolidar el proyecto perredista y a su candidato se han sacrificado muchos militantes valiosos que podrían aportar mucho al proceso democrático que vive el país.
Valenzuela, quien fuera considerado en su momento de los radicales del partido, destacó que la valoración sobre los candidatos que se presentaron se hará después del 2 de julio, cuando, dijo, se sabrá si las decisiones y sacrificios fueron adecuados.
También negó que el partido sea la refundación del PRD, aunque admitió que muchas de los métodos y modos de hacer política son los mismos del PRI que repudiaban.
“Claro que estamos insatisfechos con muchas de las situaciones que hay al interior del PRD… el futuro del PRD no está asegurado, de hecho muchas de las dinámicas y prácticas del partido han estado influidas por expresiones de la cultura dominante que eran propias del PRI… estamos insatisfechos con muchas cosas pero también estamos optimistas porque hay posibilidades de dar la batalla desde dentro”.

Primos hermanos…
y un emperador
Tras la Revolución Mexicana, la mayoría de las diferentes fuerzas políticas que deseaban alcanzar el poder confluyeron en el Partido Nacional Revolucionario (PNR) que para 1938 cambia a Partido de la Revolución Méxicana (PRM) y que tiene como interés primordil la cohesión de los diferentes sectores para finalmente convertirse en 1946 en el PRI.
Integrado por asociaciones, sindicatos y organizaciones en general, el partido alcanzaría su mayor fuerza en la segunda mitad del siglo pasado al convertirse en la única posibilidad real de ascender al poder.
En 1989, luego de la salida de un amplio grupo de priistas inconformes encabezados por Cauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo se formó, con el apoyo de diferentes agrupaciones y partidos izquierda, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que pretendía unir a todos aquellos inconformes con el sistema político que se vivía en esos momentos, pero el partido ha cambiado y, por ejemplo, en sus listas más recientes para el Congreso de la Unión, que se realizarán también el 2 de julio, priistas hay de varias corrientes.
Marco Rascón Córdova, ex diputado federal perredista y fundador del partido, advirtió que el PRD prácticamente ha desaparecido ante la inclusión de personajes de las “cañerías del priismo” que lo alejan por completo de las causas populares.
Recordado todavía por aquella sesión del Congreso de la Unión del 1 de septiembre de 1996, cuando –como legislador peredista– apareció con una máscara de marrano y unos 30 carteles para protestar en el informe del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, Rascón fue claro:
“Para ponerlo en términos futboleros, tenemos que tu equipo va ganando dos cero y para el segundo tiempo saca a todo el cuadro que logró esa ventaja y mete a los enemigos, eso le pasó al PRD, cuyo dueño, López Obrador, ha alejado a gran parte de la gente de izquierda”.
Para Rascón, la debacle del partido como tal inició el 24 de abril de 2005, cuando con el pretexto del desafuero, la militancia lo constituyó en una especie de emperador.
“Ese día se acabó el partido, después de eso se impuso e impuso a los candidatos, hizo a un lado a las bases, la izquierda le sirve para el pleito para la chamba a ras de tierra pero son otros los que van a las curules”.
Armando Quintero Martínez, líder de Unidad y Renovación, admitió que algunos de los nombres que aparecen en las listas del partido no representan mucho de las luchas ni de las posiciones históricas del PRD, pero, agregó, esa es una decisión de la dirigencia nacional y habrá que valorarla posteriormente.
Jefe delegacional en Iztacalco y ex contendiente por la candidatura a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Quintero Martínez expresó en una entrevista que el partido vive una coyuntura histórica en la que debe sumar liderazgos para darle más fortaleza al proyecto de López Obrador.
Y aunque manifiesta su molestia por la presencia de personajes como el líder del Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social, hasta hace uns semanas el priista Roberto Vega Galina o el mismo Alfonso Durazo –ex secretario particular del presidente Vicente Fox y en su momento secretario particular del extinto candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio–, dijo también sentirse satisfecho con los nombramientos de Rosario Ibarra, María Rojo, Graco Ramíez, Pablo Gómez y René Arce, entre otros.
“A lo mejor alguno de los que no pertenecen al partido pretenden simplemete tratar de aprovechar la coyuntura histórica y al PRD pero finalmente el PRD y el pueblo de México conocen muy bien las trayectorias colectivas y las individuales, puede mas de uno equivocarse si pretende jugar un rol de arribismo”, apuntó.
La conformación heterógenea del partido dio lugar a diferentes grupos o “tribus” que buscaban equilibrar las diferentes concepciones y posturas de la izquierda, no obstante, como refiere el académico, Víctor Hugo Martínez, autor del libro “Fisiones y Fusiones…”, desde ese momento los puestos importantes fueron para los priistas, situación que se ha repetido a lo largo de la historia del partido.
Nacional Revolucionario
El catedrático de la UNAM señala que la hipótesis de la refundación del PRI en el PRD es “interesante y provocativa” porque hay datos que la apuntalan pero no la alcanzan a reforzar aunque un elemento importante, dijo, es que el PRD nunca ha transitado hacia la social-democracia al quedarse entrampado en el Nacionalismo Revolucionario.
“Hay una familiaridad muy cercana del PRD con el nacionalismo revolucionario del PRI, el PRD no ha podido dar el siguiente paso porque enrededado en sus conflictos internos ha quedado en el viejo discurso de los priistas”.
En este sentido dijo que aunque han causado revuelo las listas de la coalición, la inclusión de externos no es nueva, sólo que ahora los perfiles son muy vulnerables lo que generara un voto diferenciado pues la gente que tiene pensado votar por López Obrador seguramente lo hará, más no así por los candidatos locales.
Para Víctor Alarcón, catedrático de la UAM no hay duda de que el PRD es hoy la refundación del PRI, pues todos los vicios que ese partido representó por décadas son hoy, signo del PRD.
“Para mi no hay duda, el PRD es un reciclaje del PRI, que tiene todos los vicios del viejo partido: corporativismo, clientelar, populista, es el partido del pase de lista, hoy ese partido es mucho más cercano nacionalismo revolucionario que a la socialdemocracia que representan las izquierdas en otras partes del mundo”.
Para el politólogo, Pablo Javier Becerra, el arribo de conocidos ex priistas al partido del Sol Azteca -que en otros tiempos fueron acérrimos rivales- es parte del “movimiento normal” que realizan los partidos para ganar, aunque advirtió que López Obrador y el PRD han llevado esta maniobra a la máxima expresión del pragmatismo.
Por esto, dijo, hay una “curiosa mezcla de víctimas y victimarios” en las listas de candidatos al senado y la cámara de diputados en las que aparecen perfiles tan disímbolos como el de la activista Rosario Ibarra de Piedra y el ex priista Jose Guadarrama Marquez, acusado por el perredismo de ser uno de sus principales persecutores durante el salinato.
Becerra dijo que en buena medida el PRD es una refundación del PRI, pues fueron cuadros priistas los que impulsaron la fundación del partido y posteriormente una de sus apuestas fue atraer a ex compañeros insatisfechos ofreciendoles cargos.


Posted by nomada to La guarida del nagual at 4/20/2006 01:19:00 PM