Guerrillas coheteras hechas camote: Lofredo

 
0 Me late
¡Gracias!
El grupo guerrillero Tendencia Democrática Revolucionaria –Ejército del Pueblo (TDR-EP) advirtió que el posible triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador disipará las falsas ilusiones y expectativas que los demócratas capitalistas, liberales y neoliberales, pretenden seguir generando dentro del pueblo, “si los de abajo y las organizaciones de izquierda aprendemos a escuchar, a relacionarnos y a hacer las cosas de otro modo, tal y como observamos que se intenta practicar desde La Otra Campaña”

Al dar la bienvenida a territorio guerrerense a la caravana del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), TDR-EP expresó su coincidencia con la Sexta Declaración del EZLN y con la organización y el desarrollo de su iniciativa política, “pues consideramos que ninguna estructura revolucionaria, por sí misma, podría conducir al pueblo de México, y menos de modo paternalista y autoritario, hacia la transformación radical de sus relaciones y condiciones sociales de existencia”.

Es con el pueblo mismo, advierte el grupo armado en un comunicado, con su participación y organización efectiva, con sus métodos de lucha, con sus estilos de trabajo y el concurso de todas las organizaciones en un proyecto de nación común – proyecto generoso, incluyente y democrático – como podremos avanzar sólidamente en la unidad de acción, en la construcción de nuevas relaciones sociales y en la realización de dicho proyecto.

Ante esta situación, TDR reiteró su postura de alerta y solidaria con La Otra campaña y a la espera de “estar a la altura y en condiciones de confluir más adelante con ‘los otros todos’, en un solo movimiento social capaz de barrer crítica y prácticamente el sistema de dominación y apropiación mercantil-capitalista que nos oprime”.

Y es que, la coyuntura electoral, el desarrollo de La Otra Campaña y el el décimo aniversario de la presentación del EPR en Aguas Blancas, el próximo 28 de junio, encuentra a los grupos guerrilleros desunidos, con sus posturas cada vez más radicalizadas y con un historia reciente plagada de desencuentros, consideró el especialista Jorge Lofredo.

Refirió que los grupos revolucionarios han señalado su intención de no boicotear el proceso electoral, sin ocultar sus expectativas ante los resultados electorales y recordó que durante las elecciones en Guerrero, los grupos beligerantes guardaron distancia del proceso local, por lo que advierte continuarán esa tendencia.

“Aunque durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo se llevaron a cabo acciones militares, no se registra otra reacción por parte de los guerrilleros contra el nuevo gobierno que no sea la de la crítica política a través de sus comunicados. El rimero de los grupos en dar a conocer públicamente sus críticas ha sido el ERPI, lo que parece demostrar que la dinámica que impulsan –confirmada con las acciones de menor envergadura registradas en Morelos y Edomex– son independientes de los tiempos electorales y están previstas y decididas con anterioridad a la asunción del nuevo período gubernamental”.

Por otra parte, indica el especialista del Centro de Documentación de los Movimientos Armados (Cedema), la posición de los grupos guerrilleros ante la “Otra Campaña”, demuestra la relevancia que aún tiene el EZLN en ese espacio y las diferencias, ante la aparente similitud, entre las distintas organizaciones clandestinas armadas mexicanas, quizá como un reflejo de las diferencias y las disímiles evaluaciones que existieron al interior del EPR en 1994, apenas ocurrido el levantamiento en Chiapas.

Lofredo comenta que ante el aniversario del levantamiento del EPR, el distanciamiento entre los grupos guerrilleros mexicanos no parece ser ideológico (todos aseguran su caracterización de marxistas–leninistas) sino de táctica y estrategia. “Esto es producto de los enfrentamientos antiguos que no han saldado aún; también por las distintas formas de asumir la práctica política; la conclusión que cada sigla adopta en cuanto a términos de construcción partidaria; la democratización de sus estructuras; la toma de decisiones al interior (que también coinciden en el centralismo democrático como punto en común) que, finalmente, termina dividiendo a los proyectos revolucionarios que en apariencia son idénticos”.

Condicionado por estas circunstancias, agrega el analista, el movimiento guerrillero mexicano se enfrenta a un momento difícil aunque no decisivo: un escenario plagado más por las incógnitas que han sabido construir que por las certezas que otorga la necesidad compartida de impulsar un proyecto socialista y revolucionario.



Posted by nagualito to La guarida del nagual at 4/17/2006 02:17:00 AM