Las reuniones de los viernes

 
0 Me late
¡Gracias!

Resulta incluso absurdo lo que sucede en ciertas ocasiones. Las reuniones de los viernes en el Café Habana de la ciudad de México parecen ser un gran fracaso pese a que David, Israel y su servilleta nos hemos empeñado en asisti cada viernes, más o menos puntualmente, a la cita. Esta vez ni siquiera asisitió el presunto invitado: Heberto Castillo Juárez, el por qué, bueno pues por problemas de agenda.
Lo cierto es que las famosas reuniones, lejos de favorecer nuestras relaciones interpersonales,
parecen perjudicarlas: en primera instancia ninguno de los compañeros reporteros a quines invitamos asistió nunca y en segundo lugar, por ejemplo, yo no me la acababa con Narce, quien siempre ha pensado que en las citadas reuniones o asisten gansters o de plano son orgías con muchas mujeres o no sé qué. Imaginen que en un lugar público a dos calles de la Secretaría de Gobernación, a una hora en que la gente, mucha gente está desayunando, pudieramos hacer una cosa u otra, particularmente si tuvieramos un invitado.
Lo más curioso es que Israel más o menos dijo lo mismo: como este viernes no hubo nadie y sólo estabamos los tres, Santa Cruz sacó el ajedrez y estuvimos toda la mañana jugando. Incluso pasó un sujeto que quería “la reta” y desde luego lo invitamos. A mi me ganó una partida pero Santa Cruz se desquitó. Ahí fue donde salió el sabio comentario de Israel: “si le dijera a mi novia lo que estuvimos haciendo, no me creería”.
En fin, a ver qué pasa con las mencionadas reuniones, yo creo que debido al exito obtenido será mejor aceptar la propuesta de David y suspenderlas defiunitivamente. Quizá será mejor reunirnos a jugar ajedrez en horas y días menos complicados para todos. Al tiempo.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 5/21/2006 12:31:00 AM