Las historias de Fecal

La caída en las encuestas, el escándalo por su cuñado incómodo y una falsa amenaza de bomba en su cuartel general, son indicadores de la crisis que se vive en la campaña del candidato del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón Hinojosa.

Para el catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, Francisco Reveles, las revelaciones en torno del cuñado de Calderón forman parte de la guerra sucia que sectores de Acción Nacional iniciaron hace unos meses y que si bien en un primer adoptó el candidato del blanquizaul hoy se le revierte.

El escándalo del cuñado incómodo, molesta a los propios panistas quienes recuerdan que en diciembre de 1994, mientras el país se conmocionaba con los efectos del error de diciembre, Carlos Castillo Peraza estaba de viaje por Grecia e Italia con su hijo y por estatutos había dejado la conducción del PAN en manos de Calderón y de Jesús
Galván.

Calderón aprovechó la ausencia de Castillo para dar un “mini golpe” de Estado y nombrar en posiciones clave en la estructura del CEN a personas muy cercanas a él, entre ellos su hermana y su hermano.

Ninguno de esos nombramientos habían sido consensuados con Galván ni mucho menos con Castillo Peraza, pero debido al cariño que le tenía al actual candidato presidencial las toleró, revelaron fuentes en el blanquiazul.

Como consecuencia de esos nombramientos, Galván Muñoz –hoy senador por Acción Nacional — se molestó tanto que presentó sigilosamente su renuncia al cargo de secretario general adjunto, situación que Castillo Peraza trató de controlar a su regreso de Europa.

Por lo que respecta a Diego Zavala, el cuñado incómodo de Calderón fue nombrado director de comunicación social de Antonio Lozano Gracia en la Procuraduría General de la República, ante la crítica de los propios panistas, porque nunca había tenido experiencia en ese tipo de cargos.

Pero la crítica de los propios militantes de Acción Nacional ocurrió desde la elección interna, cuando hicieron las bases de apoyo a Santiago Creel hicieron circular un correo electrónico en el que acusaban a Calderón de mentirles a sus propios compañeros.

En 10 puntos, los creelistas dejaban en claro el papel que jugaría y los riesgos que suponía para los panistas apoyar su candidatura presidencial, pues mientras Calderón sostenía que fue presidente del blanquiazul en la época “que más crecimos”, sus opositores le recordaban que de 1996 a 1998 fueron la tercera fuerza en la Cámara de
Diputados y perdieron la elección para jefe de gobierno del Distrito Federal.

El documento refiere que la familia Calderón se ha beneficiado de las cuotas de poder de Acción Nacional: “Su hermana Luisa María es Senadora, su hermano Juan Luis es Gerente de Conagua en Michoacán, su otro hermano Francisco (pollo) es funcionario del Ayuntamiento de Morelia, (además de varios compadres y comadres), su Esposa Margarita
es diputada y además secretaria de Promoción Política de la Mujer en el CEN del PAN donde también percibe un jugoso segundo sueldo, su cuñado Juan Ignacio era el vocero del partido cuando él era Presidente (del PAN ), a quien luego le consiguió un atractivo cargo como cónsul de México en Filadelfia”.

“Los panistas que han progresado con Felipe Calderón son solo sus familiares y compadres, mientras tanto los demás no le importan. Este comportamiento político es el mismo de Andrés López con su chofer Nico y sus 20 familiares dentro de la nómina del gobierno capitalino; claro, Felipe le gana en importancia de los cargos”, sostenían los panistas inconformes con la candidatura de Calderón.

Esta situación, según Reveles forma parte de la estrategia de un sector de Acción Nacional que ha traslapado las descalificaciones internas hacia las otras fuerzas políticas, particularmente contra López Obrador, que ha respondido con el asunto del “cuñado incómodo” ha cambiado el punto de vista que se tenía sobre Calderón y aunque el PAN ha respondido sistemáticamente la sospecha será difícil de revertir.

“Fueron los panista quienes comenzaron con ese tipo de denuncias y con el manejo inexacto de la información y se nota, en las respuestas que han dado, una estrategia ofensiva –como en el caso de las acusaciones a Claudia Sheimbaun– en lugar de aceptar el error de su cuñado”, indicó.

Para Reveles esta situación tiene que ver con la línea dura con que se ha manejado Acción Nacional durante los últimos tiempos, que incluso se vería manifestada en la resolución de conflictos sociales como el de Sicartsa en Michoacán o el de San Salvador Atenco, mediante el uso de la fuerza pública.

Respecto de la posición dura en la resolución de conflictos sociales, el académico de la UNAM indicó que a raíz de la llegada de Carlos Abascal de un endurecimiento en la línea de gobierno y la propensión de resolver los conflictos de manera autoritaria y poca paciencia para una negociación para enfrentar ese tipo de problemas.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 6/15/2006 02:53:00 PM