Prospectiva: después de la elección ¿qué?

 
0 Me late
¡Gracias!

Aunque desgastada y en proceso de descomposición acelera por la coyuntura electoral, la maquinaria priista será recogida y acogida por Felipe Calderón Hinojosa, del Partido Acción Nacional (PAN), o Andrés Manuel López Obrador, de la Coalición por el Bien de Todos (PRD, PT y Convergencia), cualquiera de los dos que gane los comicios presidenciales del próximo domingo 2 de julio.

Aunque a los priistas –como partido político– les convendría un triunfo de Calderón, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tendría capacidad y margen de maniobra para que buena parte de la maquinaria del Revolucionario Institucional (PRI) se subordine a las decisiones del Poder Ejecutivo Federal.

El mejor escenario para el priismo en general sería la victoria de Calderón, pues el continuismo en la relación institucional entre el PRI y el Poder Ejecutivo propriciaría que en el seno del tricolor se reedificaran los planes programáticos y la estructura, lo que llevaría a la refundación ese instituto político, precisó la ex consejera electoral Jaqueline Peschard.

A menos de tres semanas de la elección presidencial, esos tres partidos políticos sufren reacomodos que dan una idea de lo que puede ser el país a partir del 3 de julio en la constitución del Congreso de la Unión y en la recomposición de sus propias filas, advirtieron investigadores de diversos centros de educación superior durante el seminario México en la Coyuntura electoral: actores y expectativas, coordinado por el Colegio de México.

Por las alianzas y los porcentajes, indicó el catedrático de la UAM, Ricardo Espinoza Toledo, es probable que el PRI no alcance una mayoría absoluta, situación que podría remarcar la separación entre dos poderes -el Ejecutivo y el Legislativo- que no han encontrado puntos de comunicación para leyes iniciativas trascendentes.

En el caso de que gane López Obrador, su liderazgo tendrá la posibilidad de alinear a ciertos grupos del PRI que se encuentran dispersos, como consecuencia de la cercanía ideológica entre ambos partidos; en el caso de que el ganador sea Felipe Calderón la conformación heterogénea del Congreso permitirá una mayor independencia de las fuerzas políticas y una efectiva separación de poderes aunque con el riesgo de que se repita la parálisis legislativa que sufrimos en el actual sexenio.

“Luego de la salida de su jefe máximo, es decir, el presidente de la República, el Revolucionario Institucional ha padecido una crisis que se manifiesta en la perdida de espacios; sin embargo, en el tricolor la maquinaria no está agotada pues donde suma este elemento a una buena candidatura a ganado situación que se demuestra con los triunfos electorales en las gobernaturas. El mal desempeño de Madrazo explica la salida de priistas que buscan acomodo en otros partidos y un eventual mal desempeño de la maquinaria”, indicó.

Pese a los esfuerzos de Roberto Madrazo Pintado para ajustar su
campaña y repuntar en las encuestas, el PRI se convirtió en la fuerza política más afectada luego del debate presidencial, pues parte de su militancia -incluido el voto duro- busca acomodarse en las opciones que se posibilitan como ganadoras, en torno de López Obrador y Calderón Hinojosa, cuyos escenarios (de ambos) pintan más para la descalificación que para la búsqueda propuestas.

Igor Vivero, especialista en ciencia política de la Universidad Autónoma del Estado de México explicó que el caso de Andrés Manuel López Obrador demuestra la relación de un candidato fuerte con una estructura débil pues desde mediados de 2003 cuando el tabasqueño era jefe de gobierno del Distrito Federal comenzó a conformar un movimiento que iba más allá de la estructura del partido, dijo, se trata del líder de un movimiento que se pone de manifiesto a través de las redes ciudadanas que apuntalan su candidatura.

“Las redes ciudadanas son una estructura temporal y sin compromiso de militancia, lo que ha permitido la imposición tanto del presidente del partido, Leonel Cota Montaño, como del equipo cercano a López Obrador en donde vemos a personajes como Manuel Camacho Solís, Ricardo Monreal e incluso a Porfirio Muñoz Ledo con la exclusión de figuras cercanas al cardenismo y el palomeo de las listas a puesto de elección popular”.

Ante esta situación, si López Obrador no gana la Presidencia de la República, obligará al PRD a un reacomodo dentro de su eterna crisis representada por sus tribus y le permitirá reorganizarse y configurar una estructura que pueda negociar y lograr acuerdos en el Congreso.

Por lo que respecta al PAN, el investigador de la UNAM Francisco Reveles, indicó que aunque la de Felipe Calderón se trata de una candidatura que se veía débil en la precampaña, los sectores considerados duros en es instituto político supieron alinearse en torno de un candidato que no era precisamente el de la preferencia del presidente Fox.

Incluso, la dirigencia partidista no pertenece al grupo de Calderón si no una ala más conservadora y dura, representada por Manuel Espino quien planeó la llamada “guerra sucia” de descalificaciones al candidato perredista en la que el candidato presidencial panista se ha sabido montar para apuntalar su campaña pese a que el michoacano no representa un liderazgo estructurado, de hecho, expresó el académico.

Un escenario que se prevé en el caso de una eventual derrota de Acción Nacional es la recomposición en la estructura casi nula del partido, el ajuste de cuentas con la dirección nacional y la creación de cuadros con liderazgo para fortalecer las eventuales campañas políticas.

Calderón ha sabido capitalizar el temor de la población respecto del peligro que puede representar López Obrador con sus propuestas denominadas populistas y el autoritarismo que ha caracterizado al tabasqueño durante su gestión al frente del gobierno capitalino.

“De hecho a partir de la campaña que acusa al tabasqueño de ser un peligro para México es cuando Calderón repunta, pues se erige en una candidatura que representa el orden, respeta las leyes, y la mano dura”, explicó.

Empresas de análisis como Mercadotecnia Integral Eventum, de Alfonso Noriega Ortiz, advierten que las últimas semanas de campaña se ocuparán principalmente de descalificaciones entre esos dos candidatos: principalmente como consecuencia del escándalo sobre el lavado de dinero del “cuñado incómodo” y hermano de Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del candidato panista.

Hasta el último día legal para realizar campañas, “veremos la verdadera guerra sucia entre los dos finalistas presidenciales”, señaló en un análisis Noriega Ortiz, quien precisó que en este momento “los mexicanos somos testigos de las campañas reales de los candidatos presidenciales. Se trata de una guerra mediática en donde no hay lugar ya para las propuestas, las cuales están siendo sustituidas por los escándalos”.

Según un estudio elaborado por Eventum y difundido a través de internet, en esa guerra se vale de todo. Es, apuntaló, una lucha fratricida, sin cuartel ni escrúpulos, por la Presidencia de México, que hará felices a los dueños de las cadenas de radio y televisión, porque esa lucha se verá reflejada en porcentajes de ingresos por concepto de publicidad pagada.

Contra Calderón, expresó, se pueden esperar ataques por el cuñado incómodo y su esposa Margarita, aunque también le buscarán relaciones peligrosas con gente del poder económico y político, o si sus hijos han agredido a compañeros en la escuela. Además, le buscarán deudas de predial, agua y mantenimiento o fotos con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari y el empresario Carlos Ahumada Kurtz.

A López Obrador, indicó, le esperan ataques como el asesinato de su hermano; la actuación de su otro hermano Ramiro, llamado ya el hermano incómodo, y le buscarán informes sobre cuánto dinero recibió por construcciones irregulares en Polanco, los distribuidores viales y el segundo piso o el Metrobús y los ambulantes.

Además, le rescarán a rumores de que tiene casas en el Pedregal de San Ángel y España o sobre los taxis panteras y el Frente Francisco Villa.

Ante esta situación, explicó Espinoza Toledo, un pacto de civilidad es una instancia que busca “amarrar” a los partidos a la legalidad, incluso la noción suena a que no hay civilidad entre las fuerzas políticas; empero, un documento de esa naturaleza no obliga per se a los contendientes a acatar el proceso por lo que esperamos que el proceso sea lo más transparente para evitar cualquier eventualidad.

El académico advirtió que si el proceso electoral es impugnado no hay pacto de civilidad que sirva pues la firma de un documento de esta naturaleza no le impide a los partidos que tomen la decisión de impugnar el proceso. “Si el proceso es amañado no solo sería uno el que protestaría y es una posibilidad que debe ser tomada en cuenta para hacer los ajustes antes de la elección”.

Durante el seminario en el Colmex Peschard señaló que la estructura de los partidos y el candidato han sido factores fundamentales para el reacomodo político, pues mientras en el PAN y el PRI la selección interna del candidato estuvo marcada por escaramuzas, para el caso del PRD el liderazgo de López Obrador consiguió integrar un movimiento que rebasa al partido, lo que originó una candidatura fuerte.

“Desde que comenzó la competitividad en las elecciones para presidente de la República hemos observado que hacia el final del proceso la competitividad se cierra en dos fuerzas políticas como ocurrió durante el 2000 cuando cerca de los cierres de campaña encabezaba las encuestas Vicente Fox Quesada y Francisco Labastida Ochoa”, precisó.

En esa circusntancia, señaló la especialista, el reconocimiento del ganador por parte de la tercera fuerza representada por Madrazo Pintado le daría certidumbres al proceso, situación que lo colocaría como “fiel de la balanza” en un proceso que ha estado marcado por la descalificación.

“En 2000 el entonces presidente Ernesto Zedillo Ponce de León salió a reconocer el triunfo de Vicente Fox lo que le dio tranquilidad al proceso. En este caso como Fox Quesada no ha sabido mantener su distancia del proceso electoral, el reconocimiento del tercer lugar puede ser lo que le de tranquilidad y certidumbre a la elección”, indicó.

Al respecto, Espinoza Toledo apuntó que Madrazo Pintado no puede ser el fiel de la balanza pues no ha sabido ser un interlocutor entre los dos punteros, ni siquiera en interacción del llamado pacto de civilidad que firmarían los contendientes para reconocer el resultado que dará a conocer el Instituto Federal Electoral (IFE) .

El árbitro electoral cobró notoriedad a raíz de sacar del aire varios spots televisivos en los que se descalificaba a los candidatos de la Coalición por el Bien de Todos y de Acción Nacional, situación que en opinión de Peschard resulta inédito e incluso inconveniente pues el árbitro debe mantenerse discreto particularmente en este momento de la discusión electoral.

En el mismo sentido, el IFE ha tenido que salir a desmentir las imputaciones del PRD relacionadas con la participación de la empresa Hildebrando, perteneciente al cuñado de Felipe Calderón, que habría participado o formado parte de la estructura del organismo en el área del Programa de Resultados Preliminares (PREP), situación que el analista califica como un exceso de protagonismo del árbitro electoral.

Ante estos escenarios, los analistas consideraron importante seguir los caminos institucionales para que se tenga un proceso electoral transparente y con ellos evitar eventuales movilizaciones post electorales -que serian propuestas principalmente por el candidato perredista- y que garanticen que el resultado no será impugnado; aunque confiaron en que los partidos sabrán aceptar el resultado, pues en todos los casos en que ha habido impugnaciones las fuerzas políticas han aceptado las decisiones del tribunal en la materia.

Aunque no ha habido reformas en materia electoral de fondo la coyuntura hace posible determinar los nuevos fenómenos en el proceso electoral, situación que permitirá que las legislaturas subsecuentes pueden eventualmente legislar en materia de precampañas, tiempos, recursos e inclusive en la creación de la segunda vuelta electoral para garantizar el perfeccionamiento de las elecciones en México y permitir el fortalecimiento de la democracia mexicana.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 6/19/2006 05:09:00 PM