López Obrador acusa

 
0 Me late
¡Gracias!

El candidato presidencial de la Coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, acusó de manera directa al presidente Vicen­te Fox Quesada de ser un “traidor de la democracia”, e hizo un llamado a sus simpatizantes para llevar a cabo una movilización nacional.

“Vicente Fox, sin recato alguno y sin cuidar la investidura presiden­cial, se dedicó a atacarnos y ha ter­minado por ser todo un traidor de la democracia”, sentenció el perredis­ta ante miles de sus simpatizantes y seguidores —350 mil, según cálculos conservadores— que se reunieron a media tarde de ayer en el Zócalo ca­pitalino, en lo que fue su primera asamblea informativa que se con­virtió en una demostración de fuer­za para enfrentar lo que el candidato del PRD, PT y Convergencia llamó un fraude electoral.

López Obrador, quien pidió a sus seguidores iniciar una marcha na­cional por la democracia, que ini­ciará el próximo miércoles y cul­minará el domingo en el Distrito Federal, denunció que Fox, llamado el presidente del cambio y que llegó al poder —en 2000— gracias al voto ciudadano, utilizó las instituciones y el dinero público para imponer en la Presidencia a un “pelele”, Felipe Calderón Hinojosa, candidato pre­sidencial del Partido Acción Nacio­nal (PAN).

Imponerlo, dijo, con la idea de que el mismo grupo de poder económi­co y político que tiene sumido en la ruina al país siga manteniendo sus privilegios, sin importarles el sufri­miento de la mayoría del pueblo de México.

“Son ellos quienes verdaderamen­te conspiran contra la democracia, porque se oponen a un cambio verda­dero; son los que defienden la políti­ca económica imperante, antipopu­lar y entreguista, que sólo ha llevado al país al estancamiento económico, al desempleo y a la emigración de mi­llones de mexicanos”, señaló.

En un tono duro, López Obrador siguió con sus acusaciones y respon­sabilizó a ese grupo de la derecha de quedarse con los bienes de la nación, y además ambicionan las privatiza­ciones del petróleo y de la industria eléctrica. “Son —remarcó— los que han con­vertido al gobierno en un comité al servicio de unos cuantos y son los que ahora quieren imponer en la Pre­sidencia a un pelele, a un empleado incondicional que les garantice per­petuar la corrupción, el influyentis­mo y la impunidad”.

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal advirtió que ante su eventual llegada a la Presidencia de México, este grupo en el poder vio amenaza­dos sus intereses, ya que su propues­ta se fundamenta en un gobierno ca­paz de crear una nueva legalidad, una nueva economía, una nueva forma de hacer política y una nueva conviven­cia social, con menos desigualdad, con más justicia y dignidad.

Además, sentenció que fueron ellos, los de ese grupo y en complici­dad con las televisoras, quienes em­prendieron una “campaña sucia” en su contra desde el proceso de des­afuero, para quitarle sus derechos políticos y evitar así que apareciera en las boletas del 2 de julio.

Y son ellos también, agregó, quie­nes lanzaron la leyenda negra de que él representaba un “peligro para México”, de la forma más anti­democrática que se tenga memoria en el país. De acuerdo con López Obrador, “hubo de todo: guerra sucia, com­pra de espacios en radio y televisión para difamarnos impunemente; se gastaron en la campaña miles de millones de pesos que rebasan, con mucho, lo permitido por la ley; uti­lizaron las instituciones y recursos públicos para favorecer al candidato de la derecha”.

El abanderado presidencial tam­bién acusó al Instituto Federal Elec­toral (IFE) de no actuar con im­parcialidad, convirtiéndose en un “ariete” del Partido Acción Nacio­nal (PAN), pero sobre todo —abun­dó— por entregarse por entero a la simulación electoral. “Baste señalar que el miércoles, al igual que como lo hicieron el domin­go, manipularon el sistema de cóm­puto e información”, apuntó.

López Obrador observó que el IFE, durante todo el día del pasado miér­coles, jugó con el sentimiento y la es­peranza de los mexicanos —ya que en el conteo de casillas el candidato del PRD iba arriba en la preferencia electoral con dos puntos sobre Fe­lipe Calderón Hinojosa— sobre un resultado que ya conocía, y para ello utilizó a la televisión para que divul­gara tal inercia.

Por ello, anunció que ya cuenta con todas las pruebas sobre este fraude y hoy impugnará la elección ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y demos­trará públicamente que el 2 de julio se violaron los principios rectores de certeza, legalidad, independen­cia, imparcialidad y objetividad que establece el Artículo 41 de la Cons­titución Política de México.

“Vamos a pedir —precisó— que se limpien las elecciones. Vamos a pedir que se cuente voto por voto, casilla por casilla. Deben abrirse los paquetes electorales porque hay evidencias contundentes de que nos quitaron votos para favorecer al can­didato de la derecha”. López Obrador advirtió que cuen­ta con evidencias de que en algunas cajas donde el acta decía que había más votos para el PAN, una vez que se abrían era todo lo contrario, y eso habla —dijo— de que hubo irregula­ridades. Asimismo, criticó a los con­sejeros del IFE, quienes dijeron que no había tiempo de contar voto por voto, pero “más allá de argumentos técnicos y legaloides, está la demo­cracia y la estabilidad política”.

Su estrategia, en primera instan­cia, será acudir al TEPJF, pero anun­ció que en su momento acudirá a la Suprema Corte de Justicia de la Na­ción (SCJN) para solicitar, de confor­midad con el Artículo 97 de la Cons­titución, que ejerza su facultad para practicar de oficio la averiguación de los hechos que constituyen la viola­ción del voto público y la ilegalidad de todo el proceso.

“El proceso electoral de conformi­dad con la ley aún no ha terminado, apenas va a comenzar la calificación de la elección, de modo que nadie puede proclamarse o llamarse ni siquiera presidente electo”, expresó. Ante tal escenario, López Obrador convocó a los magistrados del TEPJF y a los de la SCJN valorar detenidamente la transparencia histórica de la decisión que habrán de tomar.

También pidió al Ejército Mexicano que no permita ninguna intromisión en las sedes distritales donde se encuentran los paquetes electorales, y a los medios de comunicación que no censuren la información por presiones del Poder Ejecutivo federal. A sus seguidores y al pueblo de México los invitó a una marcha nacional por la “democracia” pacífica, a partir del miércoles, desde todos los distritos electorales del país hacia el Distrito Federal, y de igual forma el próximo domingo a las 11:00 horas del Museo de Antropología al Zócalo capitalino para una marcha que concluirá con la segunda asamblea informativa.

También invitó a formar comités de difusión que ayuden a informar a todos los ciudadanos del país para contrarrestar la campaña de desprestigio que vendrá en su contra y, por último, portar un moño tricolor en señal como distintivo de la lucha por la democracia en México.

“Mantendré como siempre mis principios y mis convicciones, que es lo que estimo más importante en mi vida, no voy a traicionar al pueblo de México. Como se comprenderá, esto va más allá de mi papel como dirigente, se trata de no permitir un retroceso democrático; si les permitimos que se impongan mediante el fraude va a ser una regresión, por eso molesta la actitud de Vicente Fox, que llega a la Presidencia gracias a los avances democráticos, y cuando está en el poder se convierte en un traidor a la democracia”, concluyó.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 7/08/2006 12:05:00 PM