Testimonios desde las asambleas

 
0 Me late
¡Gracias!

Reprodución de una carta electrónica que circula por la web:

Quiero decirles que anoche estuve en los campamentos de Reforma campamento de “Milpa Alta”. Es sorprendente -y qué lástima que uno deba sorprenderse de lo que debiera ser lo cotidiano- la forma en que me trataron. En menos de 2 minutos ya me habían dado cobijas, café y algo para cenar. Los campamentos son una verdadera lección de orden, LIMPIEZA, organización, generosidad y convivencia.

Entiendo que haya gente molesta por el bloqueo -incluso gente que votó por AMLO- pero ojalá alguien pudiera estar ahí un rato y ver que esa calidad humana y esa sensación de PAZ, de SEGURIDAD, de buena voluntad, de sonrisas que van y vienen para donde uno voltee, REBASA POR MUCHO CUAQUIER MOLESTIA QUE ESTA “Zona de reconstrucción de la democracia” (como anuncian carteles ciudadanos) le causa a algunas personas. Como se respira ahí adentro, se debería respirar siempre en todo México.

Como interactúa ahí la gente, debería interactuar siempre en todo México. Qué pena que los medios no hagan otra cosa más que decir que “La Ciudad de México” está secuestrada. (Mira que secuestrar a la ciudad más (o casi la más) grande del mundo está más difícil que bombardear todo Beirut: que ya es algo serio). Qué pena escuchar que esto “tiene en caos” a toda la Ciudad de México. Qué pena la información distorsionada que recibimos y que envían a los medios extranjeros.

Pero no es de extrañar en un país donde la PFP dice que hubo 180 mil personas en la marcha del domingo, y luego no entienden que cuando pedimos un recuento de votos es por eso precisamente: PORQUE NO SABEN CONTAR. En fin, esto desde luego no es “la joya de testimonio” que mencionaba, ni mucho menos. Sólo una nota de mi experiencia en Reforma.

Un saludo, Jacques

El relato que les envío a continuación -lo saqué del sendero del peje- y me pareció genial:

Doña Chela, señora muy activa que ha estado trabajando para proveer de algunos alimentos a la gente que está yendo a las asambleas-marchas de la región del centro de Veracruz, me manda un correo muy molesta en donde dice que escuchó hoy en la mañana en la mesa Monitor con José Gutiérrez Vivó, comentar de entre muchas necedades a Sabino Bastidas que: ¿Cuanto nos está costando a los mexicanos, el pago de la alimentación, con el dinero de nuestros impuestos a todos los que están bloqueando el paseo de la Reforma y en el Zócalo?.

Dice Doña Chela que a algunos “analistas”,”periodistas”,”editorialistas”y “locutores” de los medios, se les hace muy difícil creer e incluso aceptar, que en nuestro México todavía hay gente solidaria que cree en la gente, que esos “personajes” apoltronados en sus “torres de cristal”, enajenados en sus doctrinas materialistas, todo lo quieren ver con la frialdad de los datos y cifras que fabrican otros que piensan y son como ellos, inmersos en un materialismo fatuo y pueril, en donde la naturaleza humana no son mas que meros datos estadísticos.

Para el efecto, me anexa una experiencia relatada por un ciudadano que participó en la última asamblea celebrada el pasado 30 de Julio:

”O’rita estamos en la casa de un pariente, acá en la ciudad de México, nos vinimos toda la familia, íbamos a venir como unos 150, ahí anduve hablándoles para animarlos, pero ya ven como son, y a la mera hora solo juntamos como 40. Donde yo vivo gano el pan otra vez, ya les habia dicho que es el dueño de la MODELO, y ahora es presidente uno de sus preferidos. Tendremos 6 años de pan, el cura del pueblo estuvo duro y dale… que no se fueran a venir, que ese AMLO es un alborotador y que nomás lo andamos engallando mas para perjudicar a México. Leí que el señor Galván dijo que no importaba que todos estuvieran, que por los 3 o 30 menos el mundo no se acaba, pues le pensé lo mismo y me dije: si sólo vamos 30 de lo que me caen, pues esta bueno, pa’ que traer gente que de verdad no.

”Y ahí venimos en el camión, llegamos a las 8 de la mañana y nos fuimos por allá por el Ángel; nos fuimos caminando para Chapultepec ya había muchísima gente, andaban unas personas invitando a comer y nos juntamos pa´ echarnos un cafecito. Me dijo mi compadre Andrés, oye compadre, aquí el PRD si da buena comida no que allá ni tortas. Mi compadre Andrés es un mendigo desgraciado desde que íbamos a la primaria.

Burlón y burlador sin oficio ni beneficio, pero es muy sentimental y por eso lo estimo, y esto lo dijo por joder nada más. Una de las señoras que estaba dando la comida luego, luego, le dijo: mire señor que PRD ni que la chingada, nos juntamos puras amigas de la Anzures e hicimos todos los guisos desde ayer, porque nos ayudamos unos a otros para que no nos hagan trampa. Que bueno que vinieron y que nos estamos apoyando. Mi compadre se quedo todo apenado y mejor se calló.

“Luego me dijo: Oye bañao, se enojo la señora. Le dije pa´ que no andes de hocicón. Me dicen el bañao porque son morenazo y aunque me bañe con fab me sigo viendo como mojado, como recién bañado. Pues bueno, la gente se empezó a mover y nosotros esperamos pa’ no ir tan delante, y ahí nos incorporamos al gentío. Era un montón de gente y más la que se unía. Mi compadre no daba crédito que fuera tanta gente. Andaba todo el tiempo burlándose y haciendo bromas de que acarreados. Delante de nosotros iban los de Nuevo León, serían como unos 150, que cómo gritaban… y nuestra gente pronto se prendió y empezó a corear los gritos: Obrador, Obrador.

“Llegamos frente a la embajada de los gringos y la gente les empezó a gritar: Líbano, Líbano. Mi compadre, no sabía nada de Líbano pero también andaba echándole gritos. Al otro lado de Reforma había gente que se unía. Atrás se veía un gentío y para adelante igual.
Llevaba a mi nieto más chiquito sentado en mis hombros, de a caballito y el niño veía para todos lados a toda la gente, le había dicho desde Coroneo: abra bien los ojos, grávese todo lo que vean porque después leerá esto en sus libros de historia cuando esté viejo. Esto no pasa seguido. Por la lotería se nos juntaron como 300 de Tabasco: íbamos todos revueltos. Daba risa porque hablaban igual que López Obrador.

“No alcanzamos a llegar al Zócalo, pero pudimos quedarnos pasando Bellas Artes. Ahí se veía a lo lejos una pantalla. Estábamos viendo a los del Zócalo hablar. Había una gran vendimia de camisetas, gorras y de todo pues, con la imagen del PRD, y otras nada más amarillas.
“Luego nos paso algo que me conmovió mucho:
Estábamos entretenidos viendo los mensajes cuando sentí una mano que me picaba en la cintura, voltié y miré a una anciana que me veía como queriéndose dejar oír entre el ruidero de las bocinas. Acerque mi cabeza a su boca para escucharla y me preguntó:

– ¿ ya comieron?

– No abuelita porque…. – le traté de contestar.

“Abrió su bolsita de plástico. Traía unas tortas envueltas en servilletas, muy limpias. Sus manos temblaban, parece que padecía artritis o algo así. Sus deditos estaban chuequitos. Tendría unos 75 años o más. Llevaba un rebozo verde viejio, unas medias para el frío y su aspecto era muy humilde.

– Las hice anoche pero están limpias.

– No señora, muchas gracias. Ya comimos.

“Luego llame a mi compadre para darle una lección de vida a sus 40 y tantos desperdiciados años:

-Mira compadre la señora te habla.

“Él pensó que andaba pidiendo limosna y me hizo un mal gesto, agarrado como es, pero ante mi insistencia pues no tuvo más remedio que venir. Se sacó la cartera para separar unos pesos y ya se los iba a dar a la anciana. Cuando ella vio el dinero le dijo: No, no, no. Toma son gratis, es mi ayuda en esta cosa. Las hice para ustedes para que coman

“ Vi como a mi compadres se le cayeron los calzones. Se quedó serio y le dio las gracias. Luego como es tan noble, le ayudó a la señora con la bolsa para entregársela a la gente de Tabasco que estaba junto a nosotros. Serian una veinte tortas, todas muy sabrosas, con aguacate y queso además del jamón. Cuando terminó la Asamblea, me dijo mi compadre: a esa viejita que le costaba mover sus manos por las reumas, le costó mucho hacer sus tortas.

“Le dije: sí compadre. Pa’ que veas que la gente esta metida en esto y le tenemos que seguir. Porque esto es para todos. Como pudimos nos fuimos rumbo a Bellas Artes y de ahí rumbo a Fray Servando donde estaría el camión que rentamos. Lo rentamos todos nosotros porque allá el PRD no ganó y en el otro pueblo hasta perdió el registro. Vinimos sólo gente que simpatizamos con AMLO, que somos algunas. Ellos se fueron y yo me quedaré acá con los parientes y me iré mañana”.

José Antonio Moreno Díaz.

Posted by nagualito to La guarida del nagual at 8/07/2006 01:22:00 AM