Piezas sacrificables

 
0 Me late
¡Gracias!

Los sectores de la derecha están dispuestos a sacrificar al candidato del Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, para impedir un triunfo de la izquierda, ya que “a ellos no les importa Calderón, sino que no quede Andrés Manuel López Obrador”, advirtió el politólogo, profesor e investigador Octavio Rodríguez Araujo.

Indicó que mientras el tabasqueño se cuidó durante toda la campaña de no generar compromisos que le ataran las manos y ha denunciado al Fobaproa como el fraude más importante del país, Calderón Hinojosa generó compromisos con sectores empresariales para protegerlos, precisamente de que salgan a la luz diversos delitos e irregularidades relacionados con el rescate bancario.

En ese sentido, dijo, López Obrador resulta un peligro para ellos, por lo que para cerrarle paso le han dado todo el apoyo al panista, incluso el presidente Fox y su esposa Martha, de quienes se han conocido diversas irregularidades que Calderón cubrirían sin mayor problema.

“Nadie puede contra la corrupción cotidiana, pero López Obrador si podría terminar con la gran corrupción, que es precisamente lo que les inquieta a los actores del poder político y empresarial, quienes podrían resultar afectados con su llegada”, indicó.

Rodríguez aseguró que la derecha no quiere que llegue López Obrador, no porque represente un movimiento revolucionario, sino porque destaparía corruptelas para crear fortunas al amparo del poder, sobre todo de empresarios ligados a los grupos del Opus Dei, de los Caballeros de Colón y de los Legionarios de Cristo.

Miembro de la Academia Mexicana de las Ciencias, Rodríguez Araujo señaló que en el caso de la anulación de los comicios, con la mayoría que tienen en el Congreso, los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), observó, lograrían imponer un presidente interino a su gusto, no simpatizante de López Obrador, que buscaría generar condiciones para ganar la siguiente elección, además de que sería una presidencia de cuatro años.

Para el autor de “México en vilo” (Jórale Editores, 2006), en la alianza entre el PRI y el PAN – que ha quedado probada durante las elecciones en Chiapas– mantendría la misma estructura del Instituto Federal Electoral (IFE), ya que su aatuación ambos partidos políticos se han puesto de acuerdo para muchas cosas.
“México se encuentra en vilo, es decir, en la indecisión y la zozobra”, es la conclusión del libro en el que analiza la coyuntura electoral y a los tres principales partidos políticos.

En opinión del analista, el candidato presidencial de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, es la única garantía para evitar que se desborde la violencia postelectoral en México.

“Lo que no ha querido ver la derecha es que López Obrador es la garantía de la no violencia y que la resistencia pacífica no se deje rebasar por los grupos radicales, y más vale que no le pase nada a Andrés Manuel, pues es el freno para que este movimiento se mantenga por cauces constitucionales”, explicó Rodríguez Araujo.

Recordó que esta es la primera vez que en México coinciden un movimiento político electoral con otro de protesta que agrupa a numerosos sectores sociales, y no sólo a los simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

A su vez, Víctor Alarcón Olguín, académico de la UAM aseguró que si los comicios presidenciales resultan anulados o si se ordena un recuento que cambie el resultado en favor del abanderado de la Coalición por el Bien de Todos, aumentará la incertidumbre del papel de las instituciones en la construcción del sistema democrático.

Insistió que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) es la única instancia que debe dar certidumbre y transparencia a los comicios que fueron sumamente competidos y cuestionados. No obstante, reconoció que la decisión no modificará la mala concepción que tiene la ciudadanía hacia el Instituto Federal Electoral (IFE) en su calidad de árbitro.

Alarcón Olguín estableció la necesidad de recuperar las instituciones electorales mediante procedimientos en que los partidos no sean quienes elijan al Consejo Electoral, sino que sean concursos de oposición abiertos, sancionados por organismos internacionales, con el propósito de ciudadanizar y despartidizar el proceso.

De no ser así, advirtió, todo lo que se ha construido en confiabilidad democrática se puede ir al traste. Al final, enfatizó, podemos tener elecciones legales, pero sustentadas en la duda, pues las elecciones del 2 de julio revelaron la inconsistencia política y electoral del país.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 8/28/2006 05:09:00 PM