Era posible, pero no se hizo

 
0 Me late
¡Gracias!

El conjunto de inconsistencias presentadas por la coalición Por el Bien de Todos tiene que ver sobre todo con diferencias entre las boletas que se recibieron contra las que estaban en las urnas, situación que no basta para probar un fraude electoral, aseguró el ex consejero del Instituto Electoral del Distrito Federal, Eduardo Huchim May.

En entrevista telefónica, el especialista reconoció que es tan grande el número de inconsistencias que justifican la demanda de la coalición para hacer un nuevo cómputo total de los votos, pues en las inconsistencias hay algunas que se explican por errores obvios de los ciudadanos que actuaron como funcionarios de casillas en el llenado de las actas.

“Sin embargo, hay otras inconsistencias que no alcanzan a explicarse con los errores en el llenado de las actas, de tal suerte que se justificaba el recuento voto por voto”, indicó, pues hay errores que se explican haciendo la sumatoria de los votos acumulados que coincide con las cifras del conteo distrital pero otras que no.

Explicó que a la hora de poner el número de ciudadanos que votaron algunos funcionarios de casilla los marcaron cero, por lo que se hacía necesario abrir el paquete electoral para hacer el cómputo y obtener el número preciso de votos en esas casillas.

A criterio del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) hubo otras inconsistencias que resultaron graves como el hecho de que frente al total de casillas recibidas había un número mayor de boletas depositadas en una urna, mismas que no se sabía de dónde salieron.

“Una explicación a lo anterior era que se juntaran los datos de las casillas continuas con los de las básicas, pero en algunas casillas que revisé y coparé ambos datos no se compensaban las boletas sobrantes no tenían ninguna explicación más que el taqueo”, indicó Huchim May.

Sin embargo, advirtió que ante esas dos grandes conclusiones no se alcanza a probar que existiera un gran fraude electoral generalizado, pues había casos que tenían una explicación racional o se trataba de simples errores en el llenado de las actas.

De cualquier forma, apuntó, aunque no se trató en un fraude generalizado había las inconsistencias suficientes para para realizar un nuevo cómputo, que no prefigura el triunfo de cualquiera de los dos candidatos.

Recordó que en 2000 derivado de los errores en el llenado de las actas fue necesario recontar los votos que favorecían a Alejandro Encinas, como ganador en la delegación Álvaro Obregón, que al final le revirtieron la ventaja y provocaron que perdiera la demarcación.

“Hay una cosa importante: ante la polarización, por un lado dicen que hubo fraude, por el otro, que fue elección ejemplar, no fue ni lo uno ni lo otro. Para que la ventaja de Felipe Calderón pudiera reducirse o desaparece no hace falta un fraude electoral sino que son suficientes este tipo de errores, de la misma manera que en Álvaro Obregón no hubo fraude, al hacer el computo el sentido de la votación cambió”.

La ventaja que le atribuye el Instituto Federal Electoral es menor a dos votos por casilla, por lo que esos errores pueden hacer cambiar el sentido de la votación, indicó. “Esas actas, no tenemos dudas, fueron auténticas; por lo pronto está terminando el aspecto cuantitativo de la votación para entrar el aspecto cualitativo, en la que se tendrán que tomar en cuenta aspectos como el activismo del presidente Vicente Fox en favor de un candidato”, agregó.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 8/28/2006 05:10:00 PM