Se va el perro café de Monitor

 
0 Me late
¡Gracias!
* Una vez que lo hicimos hablar, tomó sus cosas y se fue

* Buena suerte y hasta luego le expresaron sus colegas

Este viernes, por desavenencias con el subdirector de información general, Miguel Castillo Chávez, presentó su renuncia Juan Carlos Romero Puga, nuestro amigo, “El Perro Café”. Su salida de Diario Monitor, es distinta a la salida de editores y coeditores, como Juan Carlos Rodríguez, Cony Villaverde y Marco Gonsen, quienes se fueron a engrosar las filas de Excelsior, y deriva de una simple diferencia de criterios.

Los blog son, en escencia, comentarios personales expuestos de manera pública a manera de diario íntimo. En Monitor, pareciera ser que la voz de quienes nos expresamos mediante este novedoso mecanismo de comunicación e interacción, resulta, por decirlo de algún modo, un poco inapropiado. En cierta medida tienen razón luego de la aparición de una bitácora de el ex corresponsal en Venuezuela de la estación, quien se quejaba de ser despedido sin su liquidación luego de 13 años de trabajo para la empresa.

El sitio, alojado en el dominio http://blogradiomonitor.blogspot.com se decaba a descalificar, de manera personal y con poca ética, a José Gutiérrez Vivó. El problema derivado de una demanda, quizá legítima, quizá no, porque al parecer en sus contratos, los corresponsales de la radio no tienen derecho a finiquito.

El caso es que el sujeto se salió de la delicada frontera que supone una demanda de carácter laboral a la descalificación personal, situación que como era de esperarse provocó la molestia de muchas personas. Lo más grave es que el sujeto involucraba a Los Pinos en sus descalificaciones, situación que haría suponer que desde ahí vendría la pedrada. Lo cierto la bitácora más bien parece obra de las viceras y en una lógica complotista lejana a la realidad y de risa loca. La bitácora parece diluirse como nació.

Una de las novedades que presentan las bitácoras personales es la posibilidad de crítica a los medios de información, entidades que hasta hace algún tiempo operaban sin ningún tipo de fiscalización. La ciudadanización de la tecnología ha permitido proyectos de diversa índole mediante las bitácoras: aberraciones como la arriba narrada — sin sustento y con el afán explícito de molestar–, o sitios bien organizados –Olganza, ALT1040, etc.–, proyectos extrictamente personales, incluso crítca social –Góber Precioso, Las muertas de Juárez,. etc.– e incluso, blogs dedicados explícitamente al análisis y discusión de lo que ocurre en los medios de información.

Según la versión de Juan Carlos su renuncia tuvo que ver con lo expresado en su blog http://pellejos.blogspot.com/ en el que hace una crítica a las políticas editoriales del diario y con criterios del ejercicio periodístico en el que ni Alex Grijelmo, García Márquez o alguno de mis anteriores jefes de información han podido quedar plenamente de acuerdo. Pellejos, desde mi punto de vista, ha sido un ejercicio de autocrítica, más que cualquier otra cosa. Para poder ser críticos con el sistema político y social en el que vivimos, en primera instancia debemos ser autocríticos, pues de ésta sacaremos los elementos suficientes para proyectar un mejor desempeño, corregir nuestros errores y sobreponernos a cualquier embate en nuestros puntos débiles.

En fin, la cuestión es que luego de una charla amplia y en los márgenes de la cordialidad, nuestro amigo se dio cuenta de que su ciclo había terminado en la empresa y decidió emprender camino hacia cualquier otro lugar. Romero Puga el único de los que llegaron a El Heraldo de México con la nueva administración, que nos brindó su amistad sin cortapisas y sin discriminación, por lo que le guardamos especial aprecio. Puedo no estar de acuerdo en muchos de tus puntos de vista, Juan Carlos, pero de cualquier forma recibe mis parabienes y que el camino que emprendas te de buenos frutos. Hasta pronto, pues, “perrito café”. — Posted by nagualito to La guarida del nagual at 9/16/2006 02:59:00 AM