Y tu, ¿cuánto cuestas?