El cambio climático afecta la agricultura

 
0 Me late
¡Gracias!

Fenómenos naturales como el calentamiento global y “El niño” apuntan a una reducción neta de la superficie apta para el cultivo de maíz de temporal y reducción de rendimientos en algunas regiones del país, por lo que es necesario que el gobierno federal implemente desde ahora las políticas públicas que permitan reducir los efectos que el cambio en el clima provoca en México, advirtieron especialistas del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

En conferencia de medios, al dar a conocer el pronóstico sobre el calentamiento en nuestro país — que estará en el orden de 30 por ciento durante 2007 –, los investigadores consideraron que no tomarse ninguna acción preventiva, conforme transcurran los años, los efectos negativos aumentarán en áreas específicas como la agricultura, la desertificación de los bosques y la escasez de agua.

Según lo científicos, sólo existe 30 por ciento de probabilidad de que 2007 sea el año de mayor calentamiento global que se registre en la historia, debido a que se prevé que la temperatura se incremente 0.7 grados centígrados, es decir, que pueda llegar a 15.7 grados
centígrados como promedio anual.

Empero, el director del CCA, Carlos Gay García, anotó que el impacto del calentamiento de la tierra en México ha provocado severas consecuencias en las tierras de cultivo de temporal con la consecuente afectación en diversos cultivos, particularmente el maíz.

Dijo que pese a que este año quizá no sea más caluroso que 1998 – en que se reportó el mayor calentamiento del que se tiene registro-, en México la situación no se prevé halagüeña, debido a que son patentes los efectos del cambio climático de los últimos años.

La investigadora Cecilia Conde Álvarez apuntó que según las proyecciones, a mediano plazo, los lugares donde se produce el grano se verán disminuidos como consecuencia del calentamiento global y de estrategias como la roza-tala-siembra, que han provocado la erosión y la desaparición de zonas naturales de bosque.

Según el modelo que presentó, la tendencia es que en 2030 la reducción del territorio apto para cultivar maíz disminuya significativamente, por que sostuvo la necesidad de una estrategia combinada de las diversas secretarías de Estado involucradas en el tema para el desarrollo de las medidas preventivas ante este riesgo.

“Los diferentes escenarios apuntan a una reducción neta de la superficie apta para el cultivo de maíz de temporal y reducción de rendimientos en algunas regiones del país”, explicó la investigadora.

Por lo que se refiere al agual, recurso asociado también a la agricultura, en 2030, Baja California y Sonora, estarán en una situación crítica; mientras la región de Sinaloa y la región hidrológica del Lerma, padecerán una fuerte presión sobre el recurso.

“Incluso zonas del sur de México y de la Península de Yucatán, la presión será de media a fuerte sobre el recurso”, explicó.

Además, de no atender este fenómeno, la cobertura vegetal del país se vería afectada hasta en 50 por ciento, siendo los bosques templados, matorrales xerófitos y pastizales de afinidades templadas son los más afectados.

Con base en el informe de evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, los científicos mexicanos explicaron que para 2100 se estima que las temperaturas a nivel global aumenten entre 1.5 y seis grados centígrados, situación excesiva y riesgosa para la población, pues el calentamiento debe darse de acuerdo con el desarrollo del planeta.

Los académicos detallaron que s la elevación de emisiones de gases de efecto invernadero, derivado del uso de combustibles fósiles, de la contaminación generada por las grandes ciudades y la deforestación, han propiciado climas más cálidos.

El aumento en los desastres asociados a inundaciones, sequías, ondas de calor y afección en los terrenos de cultivo son algunas de las consecuencias de este fenómeno, sostuvieron, situación que también tendrá un efecto sobre la economía.

Comentaron que en el ámbito mundial el impacto económico del cambio climático representará entre cinco y 20 por ciento del producto bruto mundial, por lo que algunas regiones como la Unión Europea, ha destinado un porcentaje importante de sus recursos para poner en marcha las medidas preventivas encaminadas a reducir los efectos de este fenómeno.

Gay García, explicó que para inhibir este fenómeno el gobierno de México no ha tomado ninguna medida precautoria que tenga como finalidad inhibir los efectos del calentamiento global, que se pueden observar ya en la vida cotidiana.

Precisó que algunas entidades como Veracruz, Tlaxcala y Tamaulipas, ha implementado algunas políticas encaminadas a buscar soluciones en sus regiones, pero aseguró que es necesario mayor apoyo gubernamental a estas temáticas.

Subrayó la importancia de destinar mayores recursos en investigación sobre el tema, así como la participación de los distintos sectores sociales para que de manera conjunta se encuentren soluciones viables, con base en las necesidades locales, en lugar de importarlas cuando problemas de mayor tamaño hayan estallado.


Publicado por nagualito para La guarida del nagual el 1/12/2007 01:00:00 PM