El mito de la guerrilla en México

 
0 Me late
¡Gracias!
  • Entre la coyuntura y su verdad, la guerrilla es un fenómeno que trasciende la información oficial

Jorge Lofredo

No sólo son nueve los grupos guerrilleros que operan en México y que el gobierno federal reconoce, afirmó el subcomandante Marcos en un acto político en Sinaloa.

“Lo más seguro es que haya más grupos […] Es mucha gente la que ahora, cuando se están cerrando los caminos pacíficos, está buscando el recurso de las armas.” (La Jornada, 13 de octubre de 2006.)

Es altamente probable que los señalamientos de Marcos se encuentren más cercanos a la realidad que la versión oficial ofrecida recientemente por el titular de la Unidad de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UTATA) dependiente de la PGR.

Entre ambas declaraciones, las diferencias son profundas: Marcos lo hace a través del prisma político-social, debido a los vínculos que ha ido tejiendo con un amplio espacio de resistencia a través de ‘La Otra Campaña’ y a la referencia que constituye el zapatismo con respecto a los distintos grupos clandestinos armados mexicanos,

José Ricardo Cabrera en cambio, responsable de la UTATA, responde a una necesidad coyuntural. Sus declaraciones se enmarcan dentro del conflicto oaxaqueño y como una desmentida a las razones en las que el gobierno estatal recayó cuando procuró ligar a la APPO con grupos armados.

En la puja de poder entre las administraciones federal y estatal, le quita de esta manera el argumento que con mayor fuerza impulsó la administración de Ulises Ruiz Ortiz para desprestigiar al conflicto social en Oaxaca.

Pero es particularmente llamativo que la información trascendida por la dependencia de la SIEDO no se condice con las afirmaciones públicas provenientes de las mismas organizaciones político-militares. Como ejemplos pueden señalarse las siguientes consideraciones:

1) Desliga al Comando Jaramillista Morelense 23 de Mayo de la Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo (TDR-EP), cuando públicamente y en reiteradas ocasiones ambas denominaciones han confirmado esta situación y hasta han suscripto juntos sus escritos.

2) No hace mención sobre el Comando Revolucionario del Trabajo “México Bárbaro” ni del Comando Popular Revolucionario “La Patria es Primero”, que también forman parte a TDR-EP, cuando se han adjudicado las detonaciones de baja intensidad en cajeros automáticos en DF y Edomex y las eliminaciones físicas de Robles Catalán y Mesino respectivamente.

3) Este dato, precisamente, es de vital importancia y se vuelve la contradicción fundamental de los argumentos del funcionario, que denuncia la existencia y operatividad de organizaciones de “fachada”.

4) Enumera la existencia de la Coordinadora Guerrillera Nacional José María Morelos y del Ejército Villista Revolucionario del Pueblo cuando ambas organizaciones no emiten comunicados ni reivindican acciones desde el 2001 y 2002 respectivamente.

5) Y caracterizó a la ORAPO (Organización Revolucionaria Armada del Pueblo de Oaxaca) como una sigla de “fachada” del “EPR o ERPI”. Sin embargo, en declaraciones anteriores se confirmó que no se contaban con antecedentes sobre esta organización ni tampoco toma en cuenta las aseveraciones de la APPO, que señalan como responsable al gobierno del estado.

Con anterioridad, tanto Marcos como las organizaciones político-militares han coincidido en señalar la existencia de grupos decididos por el uso de las armas pero éstos aún no se han dado a conocer. En este sentido, cuatro de ellos si lo han hecho en el transcurso de este 2006 en la acción conjunta de propaganda político militar en la carretera Oaxaca-Guelatao. Más aún, uno de ellos asegura que su existencia data desde por lo menos 6 años atrás.


Posted by nagualito to La guarida del nagual at 10/13/2006 06:37:00 PM