Al otro lado de la línea

 
0 Me late
¡Gracias!

Por Antonio Bautista García

Un hombre marca un teléfono. Suena el timbre al otro lado. Sigue sonando. Contestan. Conversación. El que contesta traé un vaso de leche, coge una dona y la remoja en la leche. Escucha. El otro está inquieto. Tiene hambre. Le preocupa comer porque le preocupa engordar. Él no está gordo pero le inquieta llegar a estarlo. El que come la dona sí lo está. Asiente mientras escucha. Una vez. Otra vez. Varias veces mientras despedaza la dona a mordidas. Comer en exceso le hará engordar. Habla con la boca llena. El otro lo escucha. Se inquieta más. Diabetes. Colesterol. Infarto. Sí. Muerte. Muerte lenta dice el de la dona que ahora chupa de sus dedos restos de chocolate. ¿Qué hacer? No sé. A mí me pagan por escuchar. Adiós. Adiós. Se despiden. Uno inquieto. El otro satisfecho. Cuelgan.

Publicado por Sr. nagual el martes, diciembre 27, 2005