Cosas peores: las poesías de los lunes, en miércoles