Déjà vu

 
0 Me late
¡Gracias!

SYDNEY.- Un hombre ciego que siente como si “ya hubiese visto” algunas situaciones poco familiares está poniendo a prueba algunas creencias, largamente asumidas, que sostienen que el déjà vu está relacionado con el sentido de la vista, según un nuevo estudio británico.

“Oir, tocar y oler a menudo parecen entremezclarse en las experiencias de déjà vu”, comenta el sujeto, cuyo nombre no se ha hecho público. “Es casi como una memoria fotográfica, aunque obviamente sin visión… como si me encontrara una mini grabación en mi cabeza, pero tratando de pensar ’¿dónde me ha pasado esto antes?’”

El término francés d, que significa “ya visto” se aplica a la ilusión sensitiva que se da cuando una persona cree haber sido testigo con anterioridad de una situación nueva, y según se informa, es algo que le sucede al 96 por ciento de la población.

Una explicación para el déjà vu es que las imágenes de un ojo son retardadas, llegando al cerebro microsegundos después de las imágenes captadas por el otro ojo, causando la sensación de que son vistas por segunda vez.

“La del camino óptico es una teoría bastante anticuada, pero aún es ampliamente aceptada”, comenta el autor principal del estudio Akira O’Connor de la Universidad de Leeds. Los investigadores, cuyo estudio fue publicado enla revista Brain and Cognition, reconocen que las experiencias del sujeto podrían ser explicadas también mediante un retardo en el camino “no óptico”, pero esto requeriría que ese retardo se diera en varios sentidos a un mismo tiempo.

El equipo cree que es más probable que exista un único factor detrás de todas las experiencias de déjà vu. “[Este estudio] aporta fuertes evidencias de que el retardo en el camino óptico no es la explicación para el déjà vu”.

Esto respalda a la teoría que sostiene que la causa del déjà vu es un fallo en la activación del lóbulo temporal, lo cual da como resultado una falsa sensación de familiaridad, comentan los investigadores. Los lóbulos temporales se encuentran a ambos lados del cerebro y juegan un papel importante en la memoria y en el reconocimiento.

Los neurocientíficos han empleado electrodos implantados en el lóbulo temporal para provocar ‘estados de ensoñación’ en los que los participantes encuentran todo familiar, comenta O’Connor.

“Sigue estando poco claro el cómo y por qué se produce exactamente una activación inapropiada en este área cerebral, pero podría tratarse simplemente de un fallo de propagación neuronal, del mismo modo que este tipo de fallos de propagación dan lugar a espasmos musculares súbitos etc” comentó O’Connor.

Los déjà vu en el sujeto son provocados por experiencias mundanas, como bajarse la cremallera de la chaqueta mientras se escucha una pieza musical específica, o en la entrada de una cafetería de colegio. “El déjà vu empezó en el momento en que dije ‘si, por favor’, sentí el plato, y escuché la respuesta de uno de los camareros a una de las personas de la mesa, fue entonces cuando súbitamente pensé “estoy seguro de que esto ya había sucedido”, comentó el sujeto, según se refleja en el estudio.

El sujeto describe sus experiencias de déjà vu como “curiosas, en algunos casos divertidas… y raras”, según informa el estudio.

Para asegurarse de que el sujeto realmente estaba experimentando un déjà vu, y no un fenómeno similar como el de “lo tengo en la punta de la lengua”, los investigadores evaluaron su experiencia empleando una escala de ‘experiencias disociativas’, y encontraron que encajaba como déjà vu.

Al igual que las personas que pueden ver, el sujeto recordaba que su primera experiencia de déjà vu tuvo lugar a la edad de 8 años, y el número de episodios fue descendiendo a medida que iba envejeciendo.

“No tenemos razones para creer que esto es algo inexacto, ya que hemos escuchado muchas anécdotas de individuos ciegos que experimentan el déjà vu”, comenta O’Connor.

Debido a la naturaleza subjetiva de las sensaciones, los investigadores quieren hablar con más sujetos ciegos para confirmar el caso.