Pueden emociones aumentar el dolor

Según un nuevo estudio de la Universidad de Montreal, publicado en la última edición de la revista Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS), las emociones -ya sean positivas o negativas- tienen un impacto directo sobre el dolor.
“Las emociones -o estados de ánimo- pueden alterar la forma como reaccionamos frente al dolor, ya que están vinculados entre sí”, dice el autor principal Mathieu Roy, quien completó el estudio en la Universidad de Montreal como estudiante de doctorado y ahora está haciendo un post-doctorado en la Universidad de Columbia. “Nuestras pruebas revelaron cuándo el dolor es percibido por nuestro cerebro, y la forma en que el dolor puede ser amplificado cuando se combina con emociones negativas”.

Como parte del estudio, 13 sujetos fueron reclutados para recibir descargas de corriente eléctrica pequeñas -pero dolorosas- que provocaron reacciones involuntarias en las rodillas controladas por la columna vertebral; reacciones que podían ser medidas. Durante el proceso de imagen por resonancia magnética funcional (IRMf), a los sujetos se les mostró una sucesión de imágenes que eran agradables (por ejemplo, una playa tropical con aguas cristalinas), desagradables (por ejemplo, un oso vicioso) o neutrales (por ejemplo, un libro). Las reacciones cerebrales fueron medidas simultáneamente en los participantes a través de la resonancia magnética funcional.

Las lecturas de IRMf permitieron a los científicos dividir las actividades cerebrales relacionadas con las emociones, de las reacciones relacionadas con el dolor. “Encontramos que el hecho de ver imágenes desagradables al momento de recibir las descargas eléctricas provocaron un dolor más fuerte en los individuos que cuando éstos recibieron los mismos niveles de descargas mientras observaban imágenes agradables,” dice el Dr. Roy.

El descubrimiento proporciona pruebas científicas de que la intensidad del dolor se rige por el estado de ánimo. Esto también se correlaciona con estudios previos, en los cuales el Dr. Roy mostró que la exposición de un individuo a una música agradable podía disminuir los dolores. “Nuestros resultados demuestran que las intervenciones no farmacéuticas – actividades potenciadoras del estado de ánimo, como la fotografía o la música – pueden ser utilizadas en la salud para ayudar a aliviar el dolor. Estas intervenciones son baratas y adaptables a diferentes ámbitos”, concluyó el Dr. Roy.

Fuente: Physorg.com