Hercóbulus, el planeta rojo, y las profecías mayas

 
0 Me late
¡Gracias!

A propósito de las profecías mayas uno de los más fantasiosos temas que se puede encontrar dando vueltas en Internet es el del Planeta X.

Cuenta la leyenda que el planeta Hercólubus penetró la órbita terrestre por última vez hace 13 mil años y habría causado el fin de la Atlántida. Ahora, estaría de nuevo acercándose a la Tierra con una misión tan defintiva como noble: purificar su aura de las malas energías. La única esperanza de evitarlo radica en el cambio de la humandidad hacia la luz .

Ese momento fatal retratado en la Biblia en que todo rastro de vida será borrado de la faz de la Tierra. El tema no es nuevo, pero cobra vigencia porque el plazo estaría a punto de cumplirse.

Según muchas profecías antiguas, este misterioso cuerpo celeste, también llamado Planeta Rojo, se vendría acercando peligrosamente a la Tierra con una inminente amenaza de exterminio de la vida humana. No debido a una colisión, sino a la acción de su gigantesco campo gravitatorio cuando pase cerca de la órbita terrestre.

Al ponerse a la misma distancia a la que está el Sol de la Tierra y pasar por un ángulo de nuestro Sistema Solar, provocaría múltiples terremotos, maremotos, erupciones volcánicas y otras catástrofes cada vez más intensas, como mortíferas epidemias que nadie sabrá como curar, un calor intenso que secará los campos y la vida y provocará un hambre arrolladora, y una creciente oscuridad. Esto, a su vez, producirá desequilibrios mentales masivos y el desborde incontrolable de las masas humanas.

El cataclismo final se produciría cuando el planeta alcance su mayor acercamiento a la Tierra, con el el vuelco de los ejes de rotación del planeta; el Ecuador se convertirá en Polos y los Polos en Ecuador. Los océanos, expulsados violentamente de sus lechos por estas fuerzas cósmicas, sumergirían al planeta entero.

Dice wikipedia que Hercólubus es un planeta imaginario ideado por Joaquín Amortegui Valbuena (alias V.M. Rabolú) en su libro Hercólubus, o planeta rojo.

Se trataría del mismo planeta que, según el astrónomo Joseph Lando, causó el trágico fin de la Atlántida al completar su órbita anterior hace 13 mil años, cuando penetró por última vez nuestro Sistema Solar y desvió el eje terrestre.

Perteneciente a la constelación de Orión, Hercólubus sería varias veces más grande que Júpiter -el cuerpo celeste de mayor tamaño de nuestro sistema solar-y presentaría órbita y cola de cometa, y masa de planeta. Se dice que forma parte del sistema solar de dos estrellas, una brillante y otra oscura, y que viaja en una órbita extremadamente elíptica y perpendicular a la Tierra alrededor de nuestro Sol y de otro sol muerto o negro. Oscuro y frío, se encontraría aún en un primitivo estado de evolución

Rabolú, seguidor de la doctrina gnóstica pregonada por el ya fallecido Samael Aun Weor (Víctor Gómez Rodríguez) sostiene que Hercólubus habría pasado por la Tierra hace 13 mil años terminando con la antigua Atlántida.

Una las bases en las que se apoya la existencia de Hercólubus son las Profecías Mayas. Aunque no mencionado con ese nombre, está presente prácticamente en todas ellas, que culminan el año 2012 con el advenimniento de una humanidad armónica y feliz, plenamente conciente de lo que ES.

En el legado de las más antiguas y diversas tradiciones y culturas se menciona constantemente un astro que visitaría la Tierra periódicamente, cada cierta cantidad de milenios, y que ha sido bautizado como Planeta X, Ajenjo, Marduk según los babilonios y Nibiru según los sumerios, que hablaban de un planeta cuya órbita se extendia por otros sistemas solares y que pasaría cada 6.666 años por la Tierra, y que era habitado por la civilización de los Anunnaki o Nefilin, que utilizaban la órbita singular del planeta como un observatorio en movimiento.

La aparición de este cuerpo coincide milenariamente como el fin de las civilizaciones. Vendría a ser una especie de filtro o catalizador que cada cierto tiempo purifica y limpia la Tierra de las impurezas con que los seres humanos la contaminan, dando paso a nuevas eras. Cada pasada del Hercólubus sería un nuevo Apocalipsis para la Tierra.


No se puede ver

Según estas teorías, que no tienen fuentes de información más que el libro de Amortegui, los astrónomos detectaron al planeta hace más de 20 años, y que la preocupación en los medios de inteligencias de Estados Unidos es enorme, ya que Hercólubus estaría llegando a Plutón.

Empero, en ninguna referencia a este enorme planeta se mencionan las coordenadas celestes para encontrarlo en el cielo, a pesar que aseguran que la NASA así como varios astrónomos han reconocido su existencia. De hecho, y en un esfuerzo increíble por intentar evitar su refutación, algunas versiones incluso citan que Hércolubus está compuesto por un “material que absorbe la luz” que “lo mantiene fuera del espectro visible”; en otras palabras, además sería invisible.

Un planeta gigante que se estuviera acercando a la Tierra, en algunas versiones citado para 1999, en otras para 2005, quedando a entre 10 millones y 500.000 km de la Tierra, sería perfectamente visible desde la Tierra. Aún sin tener coordenadas celestes, un cuerpo 5-6 veces mayor que Júpiter sería muy brillante en el cielo nocturno.

Tratándose de un planeta gaseoso, cabría pensar que su atmósfera probablemente esté compuesta de hidrógeno y helio y tenga características similares a un Júpiter “quintuplicado”; entonces su albedo también sería similar al de Júpiter, y por tanto reflejaría la luz del Sol con similar intensidad; ergo, si Hercólubus estuviera tan cerca como Júpiter (que dista a unos 778.000.000 de km del Sol), brillaría a una magnitud casi 3 veces más brillante que Venus.

Si estuviera a unos 10 millones de km, su tamaño aparente sería monstruoso. Aún en el caso que este planeta no fuera apreciable al rango visible, sí lo sería al infrarrojo, y sería fácilmente identificable con el telescopio espacial Spitzer y tecnologías similares en Tierra.

En segundo lugar, tenemos el supuesto sistema solar Tylo (también citado como Tylar). En las múltiples referencias donde se habla de Hercólubus no existe una sola imagen que muestre la ubicación precisa de este supuesto sistema, desde el cual podría observarse tanto al supuesto Hercólubus mientas se acerca a nosotros, así como detectarse los otros 5 planetas que también orbitarían a esta estrella.


Estrella de Barnard… ¿el origen del mito?

Estrella de BarnardBarnard I (también llamada Estrella de Barnard) es una estrella de tipo enana roja en la constelación de Ofiuco. Fue descubierta por el astrónomo Edward E. Barnard, y es un objeto bastante curioso en astronomía por dos simples razones: 1) es la 2º estrella más cercana a nosotros (se encuentra a 5,9 años luz) después del sistema triple de Alfa Centauri (4,3 años luz) y 2), es la estrella con mayor movimiento aparente desde la Tierra (10,29 segundos de arco); se mueve muy rápidamente a unos 105 km/s en nuestra dirección, por lo cual se espera que en unos 8.000 años se halle a 3,8 años luz y se convierta en la estrella más cercana a la nosotros, superando al sistema Alfa CEN.

Es apenas más grande que Júpiter y tiene una magnitud de +9,5, por cuanto se necesita un telescopio para verla. Debido una cualidad de las estrellas enanas rojas, sus reacciones químicas hacen que emitan muy poca luz y sean objetos sólo visibles al telescopio (de aquí podría venir que Hercólubus sea “invisible” o que también se lo conozca como “planeta rojo”).