Heredan indigentes una lanota

 
0 Me late
¡Gracias!

Dos hermanos extremadamente pobres que vivían en una cueva en las afueras de Budapest heredarán la mayor parte de una fortuna calculada en unos $6,656,000,000.00 miles de millones de dólares después de un increíble cambio en el destino de sus vidas.
Zsolt y Geza Peladi no tienen domicilio fijo y se ganan la vida mediante la venta de basura que encuentran en la calle. Pero sus días de compactación están a punto de finalizar. Los hermanos han sido informados de que tienen derecho a la fortuna de su abuela, junto con una hermana que vive en Estados Unidos.

Trabajadores de una caridad en Hungría les dieron la noticia después de haber sido contactados por los abogados que manejan la finca de su abuela materna, quien murió recientemente en Baden-Wurttemberg, Alemania.

“Sabíamos que nuestra madre provenía de una familia rica, pero era una persona difícil y cortó los lazos con ellos, y luego nos abandonó y perdimos contacto con ella y nuestro padre, hasta que finalmente murió”, Geza Peladi, 43, dijo a la televisión ATV . Según la ley alemana, los descendientes directos tienen derecho automáticamente a una parte de los bienes. Como la hija de la abuela está muerta, el dinero va a sus nietos.

“Si todo sale bien, esto ciertamente compensará la vida que hemos tenido hasta ahora – lo único que realmente hemos tenido es el uno al otro – ninguna mujer nos hace caso debido a que vivimos en una cueva”, dijo Geza. Gyula Balazs Csaszar, un voluntario que trabaja para el Servicio Maltés de Caridad de Budapest, dijo: “Hemos sido contactados por un abogado que nos pidió encontrar a los hermanos. Él dijo que podía ayudar a sus vidas con una gran suma de dinero”.

El nombre de la abuela se ha mantenido en secreto para evitar que los defraudadores traten de aprovecharse de la herencia. Los hermanos están buscando copias del certificado de defunción de su madre, pruebas de su identidad y lazos familiares, como herederos legítimos, antes de viajar a Alemania para reclamar la fortuna.

Fuente: Telegraph UK