Emulan al “pozolero” y hacen fertilizante

 
0 Me late
¡Gracias!

Hay un montón de personas en el mundo, y los métodos modernos para la eliminación de los restos humanos no son exactamente amistosos para el planeta. Una nueva alternativa a la cremación y el entierro podría cambiar eso – e incluso aumentar la producción de alimentos para los que todavía viven – si es que podemos superar el factor perturbador de la licuefacción de nuestros familiares muertos.

La “resomación” es el proceso de eliminación de cadáveres humanos a través de la hidrólisis alcalina, que se produce cuando el cuerpo está sellado dentro de una bóveda semejante a un tubo lleno de agua, lejía (hipoclorito de sodio) y el vapor calentado a 300 grados. Tres horas más tarde, algunos fragmentos de hueso en polvo y 200 litros de líquido es todo lo que queda.

En esencia, la resomación – desarrollada por la empresa escocesa Resomation Ltd. – es como el proceso natural de descomposición, pero llevado a cabo rápidamente. El líquido puede ser vertido de manera segura en los sistemas de alcantarillado e incluso utilizarse como fertilizante en granjas y jardines – una propuesta que algunos dicen que llega demasiado cerca de “Cuando El Destino Nos Alcance” (película de ciencia ficción), significando con esto que no se sienten del todo cómodos con esta idea.

Pero a diferencia de la cremación y el entierro tradicional, la hidrólisis alcalina no da lugar a productos químicos tóxicos como la dioxina y el formaldehído que se libera a la atmósfera o incluso al suministro de agua potable. También utiliza un 80 por ciento menos de energía que la cremación estándar.

A pesar de su aparente cualidad eco-amigable, es improbable que la resomación se convierta en una forma común para hacer frente a los restos humanos en el corto plazo. Parece poco probable que los estadounidenses -y la gente en general- acepten verter lo que queda de un ser querido por un desagüe o el consumir alimentos que han sido rociados con zumo de cadáver.

Pero debido a la lucha de los líderes mundiales para hacer frente al inmenso espectro del calentamiento global, soluciones como la resomación pueden llegar a ser más aceptables – y es algo que ya es aceptado por muchas religiones, incluyendo el catolicismo.

“No nos oponemos a ella. Como medida de protección del medio ambiente, parece ser lo correcto”, dice Amy Profenna, gerente de mercadeo de Catholic Cemeteries.

Modelo de una bóveda de resomación.

Fuente: Mother Nature Network