Aseguran que los niños son psicópatas

 
1 Me late
¡Gracias!

Un estudio publicado recientemente en The Journal of Child Psychology and Psychiatry concluyó que aproximadamente el 98 por ciento de los niños menores de 10 años son sociópatas implacables con poco respeto por algo que no sean sus propios intereses y placeres egoístas.

Según el Dr. Leonard Mateo, un psicólogo del desarrollo de la Universidad de Minnesota y autor principal del estudio, la mayoría de los adultos son completamente conscientes de que podrían vivir entre monstruos insensibles que inexorablemente los explotan para obtener algo tan insignificante como un cono de helado o un juguete nuevo. “El aspecto más inquietante de este trastorno de la infancia en todas partes es una absoluta falta de empatía”, dijo Mateo. “Estos niños violan todas las normas sociales sin detenerse a considerar cómo su comportamiento egoísta podría afectar a otros. Es como si ellos no tuvieran un concepto de otros, sólo de ellos mismos”.

“Las profundidades de la depravación a las que que estos pequeños psicópatas son capaces de llegar son realmente escalofriantes”, añade Mateo. De acuerdo con la Lista de Psicopatías del Hare Psychopathy Checklist -una herramienta de diagnóstico clínico- los sociópatas suelen mostrar un encanto superficial, mentir patológicamente, manipular y también exhiben un grandioso sentido de auto-importancia. Después de observar a 700 niños participando en actividades cotidianas, Mateo y sus colegas encontraron que 684 mostraron estos comportamientos en un nivel severo o profundo.

Los niños estudiados también mostraron muchas características secundarias del trastorno de personalidad antisocial, la incapacidad para planificar el futuro, y una propensión a la violencia, a menudo en forma de rabietas prolongadas cuando sus necesidades no habian sido satisfechas. “Los niños usarán cualquier herramienta a su disposición para garantizar la satisfacción”, dijo Mateo. “Y tan pronto como el deseo sea satisfecho, ya sea que quieran algo material o simplemente el de un deseo insaciable y narcisista de aprobación, éstos se aburrirán rápidamente y perderán el interés en sus víctimas, y estarán todo el tiempo pensando sólo en satisfacer cualquiera que sea su próximo deseo hedonista”.

Mateo agregó que incluso cuando los niños estudiados se enfrentaban directamente a las consecuencias de su comportamiento inexplicable, tenían poca o ninguna capacidad para expresar el sentimiento de culpa, como no fueran expresiones de un “lo siento” no sincero, por lo general bajo coacción.

Dado que los niños son tan hábiles en imitar las emociones humanas normales y decir cualquier cosa sin tener en cuenta la exactitud o la verdad, Mateo dice que las personas a menudo no se dan cuenta de que han sido explotadas hasta que es demasiado tarde. Aunque sostuvo que cualquier persona puede ser víctima de la conducta egocéntrica de un niño, Mateo advirtió que las abuelas son especialmente susceptibles a las maquinaciones egoístas de los pequeños sociópatas.

A pesar de la abrumadora evidencia presentada en el estudio, sus conclusiones han sido recibidas con fuertes críticas por parte de personas que están asociadas regularmente con niños. Batavia, residente de Nueva York, de 38 años de edad, y madre de Mary Corcoran, se hizo eco de los sentimientos de muchos otros adultos que se niegan a creer que están compartiendo sus casas con depredadores despiadados. “No es mi Jimmy. Esta misma mañana, me dijo que yo era la mejor mamá del mundo entero”, dijo Corcoran de su hijo de 5 años. “De hecho, él ha sido un niño tan dulce este mes que Santa podría traerle todo lo que él pida.”

Según el famoso psicólogo infantil Dr. Pritha Singh, autor de “Nacidos Sin Alma”, el diagnóstico de preadolecentes como sociópatas es ante todo un interés teórico, debido a que el trastorno es considerado intratable. “Hemos probado las terapias de modificación de conducta, pero los niños realmente aprenden de nuestras técnicas y se vuelven aún más adeptos a manipular a los demás, al mismo tiempo que ocultan su misantropía sin ningún tipo de vergüenza”, dijo Singh. “Lamentablemente, la experiencia nos ha enseñado que hay pocas esperanzas para la rehabilitación.”

Fuente: TheOnion.com