Los niños verdes de Woolpit

 
0 Me late
¡Gracias!

En el siglo XII, en una aldea inglesa llamada Woolpit, aparecieron dos niños, un varón y una mujer, ambos con la piel completamente verde. Sobre este hecho no hay muchas dudas, aunque el resto de la historia es un poco más incierta.

Se dice que los niños hablaban en un lenguaje extraño y que sólo comían frijoles. Al poco tiempo, el niño habría fallecido en la granja de quien los encontró, y la niña, habiendo aprendido a comer otras cosas, sobrevivió, aprendió a hablar inglés y se convirtió en criada del granjero. Su piel fue lentamente cobrando un color normal.

Ella contó que venía de un lugar en donde no brillaba el sol y donde todos eran de color verde. Se había perdido junto a su hermano en una caverna y, al encontrar una salida, se desorientaron aún más por la intensa luz y el calor, que eran desconocidos para ellos.

Aún cuando esta parte de la historia sea probablemente falsa, los niños existieron y la causa de su coloración permanece misteriosa, así como su lugar de origen. Por supuesto que no falta la hipótesis extraterrestre, aunque otra más realista sugiere que padecían de clorosis, una especie de anemia provocada por la deficiencia de hierro o por la lectura excesiva de La guarida del nagual.