Babieca

 
0 Me late
¡Gracias!

“Babieca” fue el caballo del hidalgo y guerrero castellano Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid Campeador y que llegó a dominar prácticamente todo el Oriente de la Península Ibérica, a finales del siglo XI. Aunque su raza no está clara, algunos dicen que se trataba de un caballo andaluz blanco.

Otros, sin embargo, creen que era de origen leonés, concretamente de la comarca de Babia (de ahí su nombre Babieca). Otras fuentes citan que tal nombre le viene por ser un ejemplar de mal porte, feo en apariencia, ya que “Babieca” es una antigua expresión que en castellano significa “feo, tonto o soso”. En el segundo caso, probablemente fuera un caballo de raza asturcona. Le fue regalado por el rey Alfonso VI de León y Castilla como recompensa a sus servicios.

Dicen algunos textos que al elegir a ese caballo, su tío exclamó ¡Babieca! y le pidió que eligiera otro caballo de sus establos. Empero, el Cid le puso ese nombre y se quedó con él, pues consideraba que a pesar de no ser un caballo vistoso, valía más que los hermosos caballos que estaban en la cuadra.

Realmente la procedencia de Babieca no está clara, de hecho José Amador de los Ríos da una versión diferente a la del cantar. Según él, fue el padrino del Cid quien le ofreció que escogiera un potro de sus yeguas francesas; y al ser el elegido un ejemplar feo y sarnoso, le increpó: “Mal escogiste Babieca!”; a lo que Rodrigo respondió: “Babieca se llamará y será buen caballo”. Bien le entrenó que aún sin riendas le gobernaba y enderezaba donde quería. También le impuso a que no se detuviese en la carrera cuando descargaba el golpe contra los moros.

Si atendemos a lo escrito en el cantar, hallamos varios términos que podrían apostar por su procedencia sevillana; Pablo Gredilla interpreta “caballo corredor” con procedencia árabe, teoría apoyada desde el Carmen Campidotoris: “Corre más que el viento y salta mejor que un venado”.