El Eurotunel

 
0 Me late
¡Gracias!

El Eurotunel tiene una longitud de 50 kilómetros, 39 de ellos submarinos, siendo así el segundo túnel submarino más largo del mundo, con una profundidad media de 40 metros, detrás del Túnel Seikan cuya longitud es de 55 km.

Está formado por tres galerías: Dos túneles de 7.6 m de diámetro reservados para el transporte ferroviario, uno de ida y otro de vuelta. Una galería de servicios de 4.8 metros preparada para la circulación de vehículos eléctricos.

Estas tres galerías están unidas cada 375 metros por otras galerías transversales de auxilio y mantenimiento y, que permite que haya una corriente de aire para disminuir la presión, evitando así la propagación del humo en caso de incendio, así como la resistencia aerodinámica al paso de los trenes que circulan a 140 kilómetros por hora.

Fue financiado por sociedades privadas, sin intervención estatal, a cambio de la concesión de su explotación hasta 2052. Un estudio realizado en 1984 por bancos franceses e ingleses consideraba viable el proyecto. El Gobierno inglés, dirigido por Margaret Thatcher, se opuso a la financiación pública del proyecto, postura acordada con el Gobierno francés en el Tratado de Canterbury.

El costo fue de 16 mil millones de euros. Las dificultades de coordinación entre empresas contratadas y subcontratadas y la dificultad técnica del proyecto elevaron considerablemente los costos.

Eurotunnel es una sociedad privada concesionaria del proyecto. Gestiona el transporte ferroviario, cobrando peaje a las compañías ferroviarias que utilizan el túnel y explotando con sus propios medios el tráfico de camiones y pasajeros.

La demanda ha sido menor de lo previsto; sobre una previsión de 30 millones de viajeros y 15 millones de toneladas anuales de mercancías, en 2003 se transportaron 6.8 millones de viajeros y 1.5 millones de toneladas de mercancías. Varios son los incidentes de esta naturaleza que han ocurrido en el Eurotúnel; exactamente desde su inauguración se han producido tres incendios.

El primero ocurrió en noviembre de 1996, cuando un camión se incendió provocando el corte del túnel por varios meses. El segundo de ellos tuvo lugar en agosto de 2006, por el mismo motivo, pero esta vez sin causar daño alguno.

Finalmente, el último de los incendios conocidos hasta el momento se produjo el 11 de septiembre de 2008, por un tren de carga incendiado, interrumpiendo todo el tráfico y el servicio de pasajeros.