Nacahue: Ramón y Hortensia, una visión de Shakespeare

La obra Nacahue: Ramón y Hortensia, cuyo énfasis estético se basa en la expresión de una lengua originaria y en el desempeño corporal de los actores, está inspirada en Romeo y Julieta de William Shakespeare, pero sitúa su trama en un contexto indígena, con lo que se suma a las acciones por la conmemoración de 2019 como Año Internacional de las Lenguas Indígenas, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas.
El montaje de la compañía Los Colochos Teatro, hablado en español y en la lengua cora náayeri, se escenificará los jueves y viernes a las 20:00, los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00, del 27 de junio al 21 de julio, en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque.
Nacahue: Ramón y Hortensia relata la historia de dos amantes que, al pertenecer a pueblos diferentes, no se entienden con palabras, pero aprenden a hacerlo con el corazón y a dejar de lado el entendimiento verbal para dar paso a las acciones, la energía y las metáforas.
Ramón es cora y participa en la ceremonia de Semana Santa, ritual sagrado de suma importancia para él y su gente. Hortensia es huichola y huye de su pueblo para salvaguardar su vida. Cuando ella cruza por primera vez el río que divide a dichos pueblos, ambos se encuentran.
Esta puesta en escena es la segunda parte de una trilogía producida por Los Colochos Teatro a partir de obras de Shakespeare, que dio inicio con Mendoza, basada en Macbeth y que finalizará con una reinterpretación de Otelo.
Nacahue: Ramón y Hortensia fue estrenada en 2017 durante el 40 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, en España. En 2018 participó en el Festival de Teatro de Nuevo León y se presentó en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, en la Ciudad de México.
Escrita y dirigida por Juan Carrillo, Nacahue: Ramón y Hortensia cuenta con la actuación de Mario Eduardo D’ León, Marianella Villa, Erandeni Durán, Ulises Martínez, Yadira Pérez y Marco Vidal. El diseño del dispositivo escénico es de Auda Caraza; el de iluminación, de Tania Rodríguez; el vestuario, de Libertad Mardel; la traducción, de Edisa Altamirano Domínguez, y la producción ejecutiva, de Carolina Jiménez.
Para más información, consulta las redes sociales de la Coordinación Nacional de Teatro del INBAL: @teatroinbal en Facebook, Twitter e Instagram.