Escucha este post

La quiromántica suelta la mano del hombre, con estupor. Los surcos resultan incontestables. En el futuro le esperan fallas ortográficas.