Escucha este post

La mitad del vaso vacía. La otra llena de partículas huecas. Para qué hablar de agua. Mejor interrogarse de cuánta sed se compone un cuerpo.